Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Sufragio efectivo, no reelección

Hace pocos días se celebró el aniversario de la Revolución Mexicana, y la situación es propia para recordar este ejemplo histórico. Porf...

Hace pocos días se celebró el aniversario de la Revolución Mexicana, y la situación es propia para recordar este ejemplo histórico. Porfirio Díaz, en base a una Reforma Constitucional que permitía la reelección, tenía 30 años de estar reeligiéndose consecutivamente, habiendo creado una corrupta e impopular dictadura.

En 20 de noviembre de 1910, Madero inicia su lucha revolucionaria, emite en el plan de San Luis la frase “ Nunca más gobiernos perpetuos y ciudadanos oprimidos, mexicanos, depongamos al dictador. Sufragio Efectivo, No reelección ”. El resultado fue una sangrienta guerra civil, que termina en 1917, con una nueva Constitución en la que se consagra el principio de “ No reelección ”. En América Latina, muchas de las grandes dictaduras empezaron con una elección popular y se perpetuaron con reelecciones. Trujillo en República Dominicana, Batista en Cuba, Somoza en Nicaragua, en Haití, Duvalier, para mencionar algunos del pasado para no hablar de los del presente, que todos conocen. La reelección no solo es el medio para conservar el poder, sino el medio para conservar la corrupción, porque un cambio de gobierno implicaría la investigación seria de estos delitos.

Muchos hablan de las virtudes de la reelección con el ejemplo de los Estados Unidos, pero olvidan que en este país el sistema político impide el “ presidencialismo ”, y con el bipartidismo equilibrado, es imposible que el Ejecutivo use su poder y sus recursos para reelegirse.

En nuestros países, la reelección presidencial implica la inefectividad del sufragio. El presidente siempre se va a reelegir con enorme ventaja sobre sus oponentes, contando con el poder de su cargo, los recursos del Estado, y las donaciones de los “ amigos ” empresarios beneficiados con el gobierno.

Es importante anotar que al hablar de reelección no hablo de Panamá, porque en nuestro país la reelección inmediata está vetada por la Constitución. Cualquier cambio en este sentido debe ser por una consulta popular (Plebiscito), pues, este es un tema demasiados sensible y conflictivo para cambiarlo a través de una Constituyente, al margen de la voluntad popular.

Pienso que en Panama hay un sentimiento popular mayoritario que se opone a este concepto, pues lo identifica con la dictadura y el continuismo de la corrupción. Y que, aunque la reelección fuera permitida, sería muy difícil que un presidente se reeligiera, en una elección honesta.

Tal vez hubiera oportunidad para un gobierno transparente y honesto, que trajera bienestar y bonanza a todos los panameños. Hablar de reelección en Panama en este momento, que apenas el nuevo gobierno da sus primeros pasos, es ridículo y absurdo. Solo en las mentes más febriles y ambiciosas podría darse esto. Es como hablar del divorcio en la luna de miel.

*Ingeniero.eesquivelrios@gmail.com