Temas Especiales

31 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

CSS, compromiso o desidia

Durante los últimos años se vienen cuestionando fuertemente las diversas gestiones que han administrado la Caja de Seguro Social (CSS), ...

Durante los últimos años se vienen cuestionando fuertemente las diversas gestiones que han administrado la Caja de Seguro Social (CSS), producto de la cantidad de anomalías por las que atraviesan los usuarios al acudir en busca de atención médica u otro tipo de servicios que esa institución brinda.

La CSS, con aproximadamente 800,000 cotizantes, atiende en la actualidad más de 2,000,000 de usuarios. Esta situación es parte de la problemática que la ha llevado a una de las crisis más severas desde su creación.

Esto se evidencia en la deficiencia para atender la alta demanda, principalmente a la población cotizante, de los servicios, destacándose la mora quirúrgica, desabastecimiento de medicamentos, insuficiencia de camas, limitados médicos por especialidad, demora excesiva para otorgar cupos de atención médica o para exámenes especializados, producto de la carencia de equipos técnicos como tomógrafos, entre otros.

Por otra parte, la CSS ejecuta cuatro programas, según los actuarios, el de invalidez, vejez y muerte muestra un déficit financiero que de no tomarse las previsiones necesarias, en tiempo oportuno, podrá colapsar el sistema de jubilaciones, en pocos años.

Imposible olvidar que gran parte del problema de la CSS es consecuencia de la intromisión de los gobiernos, que la han utilizado para dar repuesta a su clientelismo político y como caja menuda para resolver sus asuntos financieros.

Constitucionalmente, corresponde al gobierno ser responsable de la salud pública, a través de sus hospitales y centros de salud, sin embargo, se ha arrecostado. Recargándole este compromiso a la CSS, originando una reducción de sus recursos financieros producto del aumento de la demanda de atención médica, servicios quirúrgicos, falta de camas, etc., de los no cotizantes.

Cuando se escucha el interés de reformar nuevamente la Ley 51 (Orgánica de la CSS) y validar un supuesto retiro voluntario, otorgando hasta 25 meses de sueldo, a quienes mantienen dos o más salarios, gasto que ascenderá a varios millones de balboas, nos preguntamos: ¿Acaso se financiará ese retiro con nuestras cotizaciones?, ¿cómo afectará este desembolso las arcas o reservas de la CSS?, ¿qué del supuesto déficit financiero? Ahora, si el retiro pagado es tan importante, ¿por qué no se estandariza para todos los funcionarios de gobierno?

De ser genuina la intención de resolver el problema de la CSS y existir conciencia y voluntad política, ¿por qué el gobierno no toma medidas efectivas para asumir, con responsabilidad, el pago a la CSS por la atención que brinda a quienes no cotizan, pero utilizan sus servicios?

¿Cuándo tendrá la CSS una administración sensata, responsable y con visión, que proteja los intereses de los cotizantes y promueva una política de adecentamiento administrativo y salvaguarda del patrimonio que considere mecanismos efectivos de recaudación, que impidan la evasión en el pago de la cuota patronal y la evasión de empresas con colaboradores extranjeros y también nacionales?

*Educadora y economista.diostesalvepanama@yahoo.com