Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Comportamiento bipolar

A raíz de las elecciones de mayo del 2009, hemos observado cómo una candidata que aspiró a la Presidencia de la República en una alianza...

A raíz de las elecciones de mayo del 2009, hemos observado cómo una candidata que aspiró a la Presidencia de la República en una alianza entre el PRD y el Partido Popular, no asimiló el resultado y ha quedado cometiendo acciones que pudieran considerarse como de una persona bipolar.

Tanto hablar de bipolaridad en su rival, tanto acusar de acciones descoordinadas en la alianza de oposición en ese momento, creo que han generado en Balbina Herrera una actitud que preocupa a propios y extraños.

Si analizamos con frialdad, el comportamiento de la ex candidata del PRD, el diagnóstico más preciso y generalizado es que no tiene dominio de sus acciones, que la llevan a lanzar acusaciones que solo son el producto de la afectación mental que le produjo la derrota.

Ante la perspectiva del abanico de opciones políticas que comienzan a salir a la palestra pública a lo interno del PRD en busca del favoritismo del respetable rumbo a las elecciones del 2014, que integran hasta ahora, Nito Cortizo, Bollo Flores, Javier Martínez Acha, Juan Carlos Navarro, Omar Torrijos Pauzner, Pachi Sánchez y otros que a la fecha no han mostrado sus aspiraciones, la ingeniera intenta presentarse como una víctima de las circunstancias, inspirando lástima, haciéndose la mártir, para convertirse en la favorita sentimental del electorado.

Las acusaciones que ha lanzado desde hace algún tiempo para acá, Herrera, responden únicamente a la necesidad de sentirse una figura pública. Sus ansias de notoriedad la llevan a asistir en calidad de oyente a la Escuela de Periodismo, a viajar hasta la provincia de Colón, los jueves, para participar de un programa de radio, en el cual habla de pedicure, manicure, de los dolores menstruales, de blowers, del permanente, de los estiramientos faciales, del reggae, de temas tan intrascendentes que permite definir que lo único que busca es notoriedad.

A la par, se presenta a cuanto programa de análisis y comentarios existen en la capital. En cualquier sitio donde vea una ventana para tener presencia, aunque el resultado de su comparecencia sea el rechazo absoluto.

No defiendo al ex mandatario y a su amigo Ubaldino Real, porque razones me sobran para creer eso, y muchas cosas más, pero en esta oportunidad tengo que darles el derecho a la duda. Porque la denuncia sin fundamento, sin pruebas y falta de lógica que lanzó Balbina Herrera no es creíble, aparte de haber sido desmentida por el actual mandatario; de recibir el rechazo del presidente del partido, Dr. Francisco Sánchez Cárdenas; del diputado Leandro Ávila; del vocero presidencial, ministro Henríquez; y del resto del país, que rechaza en todas sus partes las aseveraciones que hizo en torno a la desviación de $4.5 millones de la campaña del PRD para apoyar a la Alianza para el Cambio, que encabezó Ricardo Martinelli.

La ex candidata presidencial no acepta que su futuro político no existe. Que ella representa un “ ánima en pena ” políticamente hablando y que lo mejor que puede hacer por ella misma, es dedicarse a su círculo íntimo, en donde de seguro tiene mucho amor que dar y también que recibir.

*Periodista.erluga@cwpanama.net