Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Leyes a favor del hampa

Hace algunas semanas, se dictó una ley que tiene que ver con el uso de las motos, a simple vista todo parece un paso necesario y positiv...

Hace algunas semanas, se dictó una ley que tiene que ver con el uso de las motos, a simple vista todo parece un paso necesario y positivo, pero si nos adentramos en las consideraciones que anotaré, encontraremos que dista mucho de su propósito.

Estas medidas de reglamentación en el uso de las motos lo que harán es limitar a mucha gente humilde en el uso de este transporte, que, además de adecuado para ellos, les soluciona un problema económico. Pero salta a la mente de muchos: ¿Cumplirán los sicarios con las disposiciones de esta Ley? Claro que no, el día que los sicarios quieran hacer uso de las motos, les importará un rábano lo dispuesto por la citada Ley.

No conozco el contenido de la Ley y no la necesito para esbozar los criterios que estoy presentando. Me pregunto, ¿cuales serán las sanciones que le aplicarán a los sicarios al ser sorprendidos en el uso indebido de las motos? La violación a la citada Ley, me imagino, tendrá sus castigos, pero qué puede significar para ese sicario esa sanción, si el propósito de ellos es matar y el crimen ya está tipificado en las leyes y tampoco les importa un rábano. Con penas muy por encima de lo que puede significar el uso indebido de las motos.

En otro orden de cosas, pero siguiendo la misma línea de pensamiento, pude ver que hay intenciones de reglamentar el uso de las armas, más de lo que están. Conste, no tengo armas, pero los sicarios, los hampones, los maleantes sí las tienen y las seguirán teniendo y podrán dictar leyes con todas las medidas que quieran y lo único que haría dicha ley es más engorrosos los trámites para quienes le dan el uso correcto: Su defensa personal, preservar su vida y la de los suyos.

Entonces, tendremos una sociedad indefensa y un bajo mundo armado hasta los dientes, porque ellos siempre tendrán armas. Dicten las leyes que dicten, ¿les importará algo?, definitivamente no.

Sería conveniente que la Asamblea Nacional se dedique a dictar leyes de beneficio social, de creación de obras que generen empleos, de incentivos a la juventud para que se aíslen de los malos hábitos y dejar de perder el tiempo en leyes que a la postre terminan beneficiando al bajo mundo y ello no es lo que queremos.

Hay que cerrar el cerco a los maleantes, no encerrar a la gente de bien en la indefensión, en el miedo, en la desesperación, porque con ello estaremos aniquilando el último resquicio de tranquilidad y ello no es lo que queremos.

Así son las cosas.

*Empresario.juramor777@hotmail.com