Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Julie Greene y Aims McGuinness

L a semana pasada, en el preámbulo del fútbol, tuvimos la visita en Panamá de dos distinguidos y prominentes historiadores estadounidens...

L a semana pasada, en el preámbulo del fútbol, tuvimos la visita en Panamá de dos distinguidos y prominentes historiadores estadounidense: la Dra. Julie Greene y el Dr. Aims McGuinness, bajo el auspicio de la Embajada de EE.UU. y el Museo del Canal Interoceánico de Panamá y en el marco del programa ‘Jornadas de Reflexión Historiográficas: Panamá y los Estados Unidos’.

En el auditorio del Museo el miércoles 9 de junio pasado, la Dra. Greene, autora del libro The Canal Builders: Making American’s Empire at the Panama Canal, dictó la conferencia ‘Our Territory pierced in two: Panama and the Building of the Canal 1903 to 1915’. La disertación de Greene hace una exposición generalizada del contenido de su libro, en donde por primera vez un o una investigadora se aleja completamente del común y conocido discurso histórico sobre ‘el triunfo del ingenio norteamericano’ y de sus actores principales: Stevens, Goethals, Gaillard, etc, para estudiar y exponer el mundo y el contexto real en que vivieron e hicieron su trabajo aquellas personas que realizaron el esfuerzo, muchas veces superior, por construir el Canal de Panamá. No le resta méritos a las mentes y planificadores estratégicos, pero su enfoque tiene más que ver con las condiciones humanas y laborales, las desigualdades y circunstancias justificadas por las realidades raciales y sociales.

Walter Nugent, autor del libro Habits of Empire: a History of American Expansión, señala que este libro de July Greene está ‘... meticulosamente investigado en archivos panameños, británicos y de los Estados Unidos. Este es el primer [libro] sobre la historia del Canal de Panamá que cuenta la historia personal de la gente —negros, blancos, hombres y mujeres—, que lo construyeron y revela cómo existieron bajo la administración militar en esta parte de América’.

Greene relata con puntual vivacidad y precisión, eventos que resaltaron y pusieron en crisis las diferencias políticas y sociales de la época; enfrentamientos entre dos puntos de vistas políticos y sociales sobre la presencia de EE.UU en el istmo, más allá de su visión de construir un paso entre los mares. Es gratificante poder escuchar y leer la perspectiva histórica de una norteamericana que claramente tiene un compromiso con la verdad histórica, más que con su condición circunstancial de ciudadana de un país. La excelente y locuaz disertación de Julie Greene mereció la admiración del público presente.

La siguiente noche, el 10 de junio, el profesor de Historia de la Universidad de Wisconsin-Milwaukee, Aims McGuinness hizo la presentación de su libro Path of Empire, Panama and the California Gold Rush, en el mismo escenario del Museo. Como preámbulo a la presentación de la obra, McGuinness relata al público las circunstancias alrededor de sus primeras visitas a Panamá a inicio de la década de 1990.

Un relato muy conmovedor fue su experiencia cuando pasó una noche en el barrio de El Chorrillo con un compañero panameño, estudiante de historia de la Universidad de Panamá, que le ofreció un techo bajo el cual pernoctar después de llegar ambos de un evento en Costa Rica. Esa noche, su amigo lo llevó por las calles de El Chorrillo, explicándole en detalle los sucesos de aquella noche del 19 de diciembre de 1989, cuando el ejército estadounidense inicia la invasión a Panamá para destruir el régimen militar de Manuel A. Noriega. McGuinness, irónicamente acostado en un catre militar norteamericano esa noche en el cuarto de su amigo, se preguntó una y otra vez: ‘¿cuál era el motivo que había traído a nuestros dos países a ese momento de contención?’.

Sobre su libro McGuinness relata en exquisito detalle los acontecimientos que se dieron alrededor de ‘El incidente de la Tajada de la Sandía’, el 15 de abril de 1856. Apoyado en las declaraciones de José Manuel Luna, que aparecen en La Gaceta del Estado del 26 de abril de 1856, McGuinness expone que Luna, después que el estadounidense se negara a pagarle el valor del pedazo de fruta, dijo: ‘Cuidado, que aquí no estamos en los Estados Unidos. Págame mi real y estamos al corriente’, por lo que el estadounidense Jack Oliver le respondió: ‘Bésame el culo’.

En su conferencia, realmente magistral, McGuinness entre bromas y profundas reflexiones nos lleva a concluir que ya sea por el atrevimiento de un Jack Oliver o los relatos de su amigo chorrillero sobre los traumas de la invasión, quizás la respuesta a su insistente pregunta tiene y ha tenido que ver históricamente con la dignidad de los habitantes de esta tierra. Ambas presentaciones, de Greene y de McGuinness, representan dos nuevos capítulos de la historia de la ruta, contadas dentro de un nuevo marco y otra perspectiva investigativa. Ambos libros merecen la seria y obligada atención de todos los estudiosos de la historia panameña.

*COMUNICADOR SOCIAL.