Temas Especiales

21 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

En el Día Internacional de la Juventud

El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de la ONU, en la Resolución 54/120 I, aprobó la recomendación de la Conferencia Mundial ...

El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de la ONU, en la Resolución 54/120 I, aprobó la recomendación de la Conferencia Mundial de Ministros de Asuntos de la Juventud (Lisboa, 8 — 12 de agosto de 1998), para que el 12 de agosto fuera declarado Día Internacional de la Juventud.

Hoy, al conmemorarse el Día Internacional de la Juventud, cuyo lema para este año es ‘El diálogo y la comprensión mutua’, debemos recordar y hacer un homenaje a aquella juventud aguerrida que un 9 de Enero de 1964 tomó el tricolor nacional y lo llevó a la antigua Zona del Canal, para darle a nuestro pueblo esa dignidad que habíamos perdido, al ver una bandera extranjera clavada en el centro de nuestro terruño y que muchos llamaron ‘la quinta frontera’.

¡Cuánta sangre derramada, cuántos muertos y heridos nos costó este suceso histórico que cambió el rumbo del país!

Omar Torrijos Herrera utilizó como bandera de lucha para iniciar una negociación de unos tratados aquellas imágenes sangrientas que demuestran una guerra sin cuartel, pero totalmente desproporcionada de jóvenes estudiantes que usaban palos y piedras contra las balas de la antigua Guardia Zoneíta, que entraban ciegamente en las entrañas de muchos jóvenes desprotegidos, pero con la armadura de la nacionalidad, con la esperanza de tener un Panamá mejor y poder decir con orgullo: ‘Un solo territorio, una sola bandera’.

Hoy, al caminar por las calles de mi ciudad, puedo contemplar ese ambiente de soberanía que nos costó como país mucha sangre de gente joven, que un día como hoy es necesario recordar sus acciones y mantener vivo ese legado nacionalista que nos unió para recuperar esta tierra dividida y decir aquella frase de Omar Torrijos: ‘Nuestros mártires ya han muerto de bala, que no vuelvan a morir de indiferencia’.

Definitivamente la verdadera muerte no es la desaparición física, mientras exista el recuerdo de aquellas personas con homenajes en días tan especiales como hoy, vivirán por siempre en nuestras mentes y corazones. En el tricolor de nuestra bandera veo su sangre derramada; en la brisa que acaricia esa bandera del Cerro Ancón y en la risa de aquellos jóvenes y niños que corren libremente todas las tardes en la Calzada de Amador.

En este 2010, con el lema de ‘Diálogo y comprensión mutua’, debemos reflexionar en nuestro país sobre las acciones que está tomando este gobierno con la libertad de expresión, reunión, asociación y huelga.

Estoy totalmente seguro y convencido de que si el actual gobierno hubiera dirigido nuestro país en aquella época del 9 de Enero con leyes como la ‘ley carcelazo’, nuestros jóvenes estudiantes panameños no hubiesen logrado el objetivo que todos conocemos (Librarnos de la ocupación de nuestras tierras por las tropas militares de Estados Unidos con la excusa de administrar el Canal de Panamá). Gracias a acciones de este tipo que criminaliza las protestas no estuviésemos recibiendo los ingresos económicos que nos proporciona el Canal de Panamá actualmente.

Cada día las esperanzas de esa juventud, que en su mayoría votó por un cambio, se ven frustradas, y prueba de ello es el ejemplo más reciente de la masacre de Bocas del Toro; cómo a punta de exceso de fuerza atentaron, destrozaron y destruyeron la vida de muchos jóvenes de mi país.

Me pregunto yo: ¿Vale más un capricho desquiciado de una mente retorcida, que la vida y la integridad física de docenas de hombres en su mayoría jóvenes?

Me vuelvo a preguntar: ¿Vale más la imposición que la participación ciudadana en un Estado de Derecho como el nuestro? ¿Qué pueblo del mundo elige un gobierno para que criminalice las protestas frente a sus arbitrariedades y le suba los impuestos? Las respuestas a mis preguntas las dejo en la conciencia de cada lector.

Hoy, en el Día Internacional de La Juventud, felicito a todos aquellos jóvenes de espíritu y a todo aquel que cree que nuestra juventud necesita más oportunidades y un país en donde reinen la justicia social y los valores éticos, morales, sociales y culturales.

*MIEMBRO DE LA JUVENTUD DEL PRD.