Temas Especiales

21 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Ideologías y el gobierno

El actual gobierno es el resultado del trabajo político de la alianza de partidos de tipo liberal, nacionalistas y de cambios sociales. ...

El actual gobierno es el resultado del trabajo político de la alianza de partidos de tipo liberal, nacionalistas y de cambios sociales. Con una propuesta de modernos programas, con medidas administrativas de transparencia, eficacia y orientadas al desarrollo social y el apoyo a la producción nacional. Naturalmente en la alianza no se incluía al PRD ni a sus militantes, quienes nos antagonizaron y que se sabe está rejuntada con tránsfugas oportunistas. La alianza integrada por Cambio Democrático, un partido inicialmente pequeño, pero con gran potencial programático, de recursos mediáticos y económicos, con claros pronunciamientos de ejecutividad y transparencia contra la corrupción y la incapacidad del PRD.

Calzando los zapatos del pueblo promocionó una imagen francamente populista. Lo que al electorado nos pareció de buen pronóstico. Estuvo además acompañado de Molirena y Unión Patriótica, de sectores minoritarios de empresarios progresistas y de productores nacionales. El poderoso sector capitalista y financiero importador preferentemente ha estado siempre en el Frente Empresarial PRD. Pero evidentemente la organización y el peso electoral popular lo llevó el Partido Panameñista, que pese a su tradicional fuerza ideológica de corte social y nacionalista, no logró superar el deterioro previo ni el liderazgo en la percepción mediática de las encuestas.

Su trayectoria de los últimos años desviadas en su prioridad por los problemas de los sectores populares y derivadas solo hacia el control de liderazgos internos, causó el insuficiente entendimiento de unidad efectiva interna para mantener su representatividad popular y campesina en la calle. Por otra parte, han surgido otras fuerzas más radicales que han salido valientemente al frente de los intereses de indígenas y obreros, que están disputando la credibilidad pública. Y sin duda, ante esta situación, un electorado frustrado prefirió la opción de un posible Cambio.

Las acciones inmediatas de la Ley Varela de los B/.100 a los 70, las becas estudiantiles de B/.20. Los bonos básicos de B/.5000 para viviendas sociales, son promesas cumplidas concretas de tipo social. Similares acciones ha tomado Evo Morales en Bolivia. Sin duda estas son de gran impacto, que junto a factores de personalidad, ejecutividad y populista del presidente han mantenido la aprobación de la opinión pública. Sin embargo, no ha escapado la reserva que muchos sectores tienen por el carácter empresarial de sus altos funcionarios.

Últimamente han surgido dentro del gobierno algunas contradicciones y acciones atribuidas a la infiltración y saboteo de métodos violentos y corruptos trasladados por ex PRD. O a presiones de intereses ajenos a los principios de los partidos y de las propuestas iniciales del gobierno. Estos hechos han promovido la necesidad de agilizar la comunicación efectiva interna entre la membresía de los partidos y las dirigencias, una vida partidaria interna más activa, sin adulaciones, que permita mayor participación enriquecedora con sugerencias individuales, efectuando democráticamente, debates intrapartidarios e interpartidarios en la alianza, para aportar observaciones constructivas, superando las posibles desviaciones que se aparten de los postulados ideológicos y que deterioren la imagen y el prestigio de los partidos, sus dirigentes y el gobierno.

El Partido Panameñista por su mayoría de trabajadores y campesinos que se mantienen leales a objetivos sociales y nacionalistas tienen la confianza en que el gobierno será para beneficiar a los más humildes. Esto es abaratar el costo de una buena calidad de vida. Hacer realidad el desarrollo social con una efectiva y urgente reforma educativa entre otras. Implementar el arte, el deporte, la familia y la cultura a nivel popular y por toda la TV, para darle una adecuada orientación a la juventud y a las pandillas.

Después de tres golpes de Estado contra Arnulfo Arias, no podemos aceptar ningún tipo de golpes de Estado en ninguna parte. Nunca el panameñismo atacó a los obreros (Torrijos, sí), más bien se les ha favorecido con muchas leyes. La protección del campo y el ambiente fueron siempre una prioridad. Por eso, por las promesas hechas, y para que este gobierno del presidente Martinelli, que es de los panameñistas, tenga el éxito que todos en el país esperamos, y que esté a la altura y consecuente con los principios ideológicos de nuestros estatutos, es preciso que el panameñismo aporte una más efectiva orientación e influencia en las decisiones colectivas parlamentarias y ejecutivas para caminar con los reales zapatos del Pueblo, por un Panamá Mejor.

*MÉDICO Y EX MINISTRO DE ESTADO.