Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Ley 30: La Corte no puede pasar agachada

D iversos sectores de la sociedad panameña se preguntan: ¿Cuáles son los intereses ocultos de la Ley 30? ¿Qué intereses económicos están...

D iversos sectores de la sociedad panameña se preguntan: ¿Cuáles son los intereses ocultos de la Ley 30? ¿Qué intereses económicos están detrás de esta ley? ¿Por qué el gobierno se mantiene empecinado en mantener a toda costa la antisindical, antisocial y antiambiental Ley Chorizo?

Como es sabido, aunado a la Ley 30, el gobierno impuso el Decreto 537, que violenta la Carta Orgánica del pueblo NGÄBE—BUGLÉ, atentado contra el territorio y la autonomía del pueblo NGÄBE y el medio ambiente, lo que parece indicar que tras esta nefasta ley hay intereses económicos del capital local y extranjero, de empresas mineras, hidroeléctricas y del llamado ‘turismo residencial’. Es decir, se trata de facilitar aún más las condiciones para entregar nuestra riqueza natural a los depredadores del ambiente, a los explotadores de la clase obrera que persiguen sacar máximas ganancias abaratando el costo de la fuerza de trabajo.

Mientas tanto, el señor Martinelli, en sus elocuentes palabras lanza la frase ‘el que se para de una silla la perdió. Aquí no vamos a estar rogando a nadie para que venga a dialogar’, lo que refleja la burla a los mártires de la lucha de Changuinola, sus intensiones de un diálogo como táctica para rehuir sus responsabilidades frente a la crisis provocada por ellos mismos y ganar tiempo para proseguir con la imposición de esta antipopular ley.

Lo que acontece en el país es el resultado del método prepotente, antiobrero, antisindical y antipopular del gobierno, el mismo no evidencia intenciones reales de dar solución al problema que genera la Ley 30.

Hasta la fecha es evidente la poca voluntad que muestra el Gobierno y el sector empresarial por darle respuesta a las demandas del pueblo en torno a la Ley Chorizo.

Ante un Ejecutivo y Legislativo que están de espaldas al pueblo, diversos sectores sociales del país estamos demandando de la Corte Suprema de Justicia celeridad en los procesos que se han interpuesto por inconstitucionalidad contra la Ley Chorizo. Los magistrados de la Corte Suprema de Justicia tienen la oportunidad de demostrar a la faz del país que la justicia y el derecho privan sobre los intereses particulares y que en este país no se va a permitir la imposición de leyes dirigidas a legalizar las ilegalidades.

El pueblo demanda de los magistrados garantía de respeto a los derechos humanos, a la justicia; que se demuestre que hay independencia de poderes entre los Órganos del Estado. No es posible pasar agachado frente al orden de violaciones que se dio en la imposición de la Ley 30; no es posible estar en silencio frente a la violenta represión, persecución y muerte que se vivió en Changuinola. Exigimos justicia y respeto a nuestros derechos.

Abogamos por una mesa de diálogo, que hasta este momento no se está dando. En la práctica esta mesa ha sido una dilación y no un diálogo real, pues los hechos que originan la situación de conflictividad persisten. Creemos en la necesidad de eliminar la causa que generó los sangrientos hechos de Bocas del Toro.

Es decir, para iniciar un franco diálogo es necesario que se derogue la Ley 30, lo que parece no estar en las acciones de Ricardo Martinelli. Ante la tozudez presidencial, las bases para el verdadero diálogo se sientan en la declaración de inconstitucionalidad de la Ley 30, que permita devolver la tranquilidad a la población de Bocas y del país.

Ante estas situaciones llamamos al pueblo a redoblar la lucha en las calles. Nos movilizamos para lograr que se respete la lucha del pueblo bocatoreño y del pueblo en general, en este sentido las organizaciones que integran la Coordinadora de Lucha por el respeto a la Vida y la Dignidad del Pueblo están convocando a una marcha para este jueves 9 de septiembre contra la Ley Chorizo (Ley 30) y Carcelazo (Ley 14), que saldrá a la 4:00 p. m. del Parque Porras hasta la Corte Suprema de Justicia. Sin luchas no hay victoria.

*SECRETARIO GENERAL DE SUNTRACS — FRENADESO.