Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Anel Beliz

Columnistas

Jóvenes: a votar

Participando en las elecciones, la juventud puede exigirle a los gobernantes que cumplan sus promesas

La juventud representa el 30 % de los panameños elegibles para votar en las próximas elecciones o aproximadamente 712 448 jóvenes, de 30 años o menos. Una cifra impresionante y un poder decisorio en el proceso electoral de cualquier país.

Si los jóvenes votaran en bloque tendrían más poder electoral que la mayoría de los partidos o candidatos presidenciales. El interrogante es si este grupo coincidiría en su votación. Si fuese así, elegirían al candidato presidencial en prácticamente cada elección nacional. Afortunadamente, la juventud tiene sus propios principios, valores, gustos y deseos y por lo tanto, tienen una visión diferente a la de nosotros los adultos en sus decisiones.

Sin embargo, deseo conminar a la juventud panameña menor de 30 años, particularmente a aquellos que van a votar por primera vez, que representan un 45 % de esos votantes y al 55 % restante, A VOTAR, no importa por quién sientan preferencias, ya sean personas o partidos.

Votar en una elección presidencial es uno de los derechos y privilegios inalienables, que no solo consagra la Constitución, sino uno de los derechos consagrados por la democracias universales. Es el privilegio más importante que le otorga una Nación a sus ciudadanos.

En elecciones pasadas, salvo rara excepción, ha habido un abstencionismo notorio que desdice de la ciudadanía y un alto porcentaje de ello se debe a los jóvenes, que consideran que votar es cosa de políticos o de mayores. Deseo señalarle a la juventud que las elecciones no son solo una oportunidad para elegir a las autoridades futuras, sino la posibilidad de señalar rumbos, valores, ética y el futuro mismo de la nación de la cual son ciudadanos. Por ello mismo, deseo aclararle a nuestra juventud que participar en una elección, no quiere decir que, porque es un proceso político, no es importante o que no debemos votar porque la política es corrupta.

Deseo señalarle a nuestra juventud que la política no es mala ni es corrupta ‘per se’ y que, por ello, no deben ser políticos ni participar en política. Por el contrario, la política sirve para mejorar las situaciones contaminadas que a la juventud no le agradan y que, en muchos casos, heredan de los mayores. La política está integrada por seres humanos, muchos de ellos contaminan o están ya contaminados. Pero, así mismo hay muchísimos políticos, en todo proceso electoral, que son individuos correctos, cuyos valores se alzan sobre aquellos que contaminan la política y es la juventud la que puede mejorar las situaciones que viene heredando de sus antepasados.

La juventud tiene en cada elección la oportunidad de corregir los defectos y los males que le han dejado las generaciones anteriores y solo votando puede sanar y corregir los errores del pasado. Su participación es necesaria e imperativa en todo proceso electoral y es la única forma en que los jóvenes pueden contribuir a mejorar a su país y resolver los problemas que le atañen para su futuro, como son educación, mayor perfeccionamiento y oportunidades de trabajo para labrarse un futuro y para el futuro del país.

Hace 50 años un presidente de EE. UU., muy joven este, al ganar las elecciones, les dijo a la juventud de sus país: ‘No pregunten qué puede hacer el país por mí, pregunten qué puedo hacer yo por mi país’. Estas frases encendieron la mentalidad de los jóvenes norteamericanos y crearon una época de futuro y esperanza. A nuestra juventud le sugiero muy respetuosamente que asista a votar, que participe en las elecciones y que lo haga con entusiasmo y fervor patriótico por quien sea el candidato de su preferencia. Participando en las elecciones, la juventud puede exigirle a los gobernantes que cumplan con sus promesas y que cumplan con la Patria. De no VOTAR, entonces no tienen ningún derecho a quejarse de la marcha futura del país. VOTAR y estudiar es la responsabilidad más importante que tiene la juventud y debe aprovecharla al máximo, para su propio bienestar y para el futuro de la Patria.

EXEMBAJADOR