Temas Especiales

25 de Jan de 2021

Mario A. Rognoni (Q.E.P.D.)

Columnistas

Escenarios electorales

‘... Esta campaña ha sido muy diferente a lo que se podía predecir’.

Escenarios electorales
Escenarios electorales

A ntes de analizar los distintos escenarios electorales, veamos algunas premisas reales de los candidatos y partidos. En primer lugar las encuestas coinciden que la intención de voto por candidato de gobierno es del 40 % y por candidato de oposición 60 %. Igualmente tenemos que los partidos de la alianza de gobierno suman 625,000 miembros, 25.5 % del padrón electoral, o, si vota el 78 % tendrían 32.7 % de los votos. El partido del candidato del PRD tiene 520,000 miembros, 21.2 % del padrón o 27.2 % de los que votarían. Los partidos de la alianza de Varela suman 280,000 miembros, o 11.4 % del padrón, 14.6 % de los que votarían.

Manteniendo 78 % como la cantidad que votará el 4 de mayo, los simpatizantes del gobierno serían 764,000, mientras que los aspirantes de la oposición se dividen 1,146,000 votos. Todo esto para entonces ver los posibles escenarios del 4 de Mayo.

Escenario primero. El candidato Arias recibe entre el 37 y 39 % de los votos, de un posible 40% que votaría por el candidato oficial y descartando que en ese 40 % existiesen votos ocultos de la oposición. Es decir, Arias sacaría entre 745,290 y 707,070 votos. Para derrotarlo uno de los dos opositores principales necesitaría sacar algo más que él, o sea que uno de los dos sacaría 39 % y el otro solo podría sacar 22 %. Algo que hoy parecería muy difícil de ocurrir. Más bien, en este escenario, con el candidato oficial sacando cerca al techo del voto pro gobierno, parecería el ganador.

Escenario segundo. Si el candidato oficial tiene entre sus votos contabilizados tres puntos o más, que sean voto castigo oculto, miembros supuestos del CD, pero por obligación o conveniencia y que voten PRD (de donde la mayoría provino), el PRD podría ganar las elecciones, aún con un Varela que marque 28 % en las elecciones. Con un JDA que saque 36 % o menos, Navarro se lo gana con 35 % o más.

Escenario tercero. Arias podría ganar las elecciones con 35 % de los votos, si la diferencia se divide entre Navarro y Varela, es decir 35 % a 33 % y 32 % del tercero. Si no hay polarización de los votos entre dos, Arias podría ganar con un porcentaje bajo, siempre que exceda el 34 % y los dos opositores principales queden con 33 % o menos.

¿Qué hará la diferencia? Primero, el número de votantes, a más votantes, más opción del oficialismo, segundo, la movilización del votante el 4 de Mayo, cierto que al panameño le gusta votar, pero a la mayoría hay que llevarla a votar. Allí la ventaja es del PRD, más organizado y con más experiencia en la movilización del voto, además de tener mejores candidatos a diputado, alcaldes y representantes que le moverán el voto al candidato a la Presidencia. Tercero, el compromiso con el partido. Los perredés tienen más compromiso con su partido que los CD, aunque quizás igual que los panameñistas. Pero hay el doble de perredés que panameñistas.

A dos semanas de las elecciones, en papel, la ventaja sigue siendo para el candidato oficialista, el voto útil se ha perdido por la poca diferencia entre Varela y Navarro y al final todo dependerá de la organización y movilización que logre el oficialismo versus el PRD. El esfuerzo de Varela se pierde en la debilidad de su partido, aunque su fuerza mayor esté fuera del Panameñismo, su partido se dividió demasiado por corriente que Varela no supo neutralizar ni sumar.

Para cualquier analista imparcial, Arias sería el favorito a ganar, con Navarro como la única opción real de ganarle, pero quien requiere de todos los votos que pueda restarle a Varela, Jované, Ríos, Rodríguez y Barroso. Curiosamente esta elección es la primera donde ninguno de los aspirantes de los partidos con historia ha utilizado a su mentor, ni Torrijos ni Arnulfo Arias han jugado un papel en estas elecciones. Navarro y Varela han recurrido a su liderazgo y no se apoyaron en sus partidos, aún cuando en el caso de Navarro es más evidente que su triunfo dependerá en gran medida del partido.

Reconozco que esta campaña ha sido muy diferente a lo que se podía predecir. Las obras del gobierno han ayudado tanto a Arias como al opositor Varela, quien supo inteligentemente quitarle el mérito al CD y robárselo para su aporte. Luego está el voto joven que ninguno de los tres domina y donde habrá una gran abstención. Una campaña llena de propuestas inventadas, con promesas que pocos creen realizables, pero al final se reduce al candidato que más convenza al electorado de su honestidad.

ANALISTA