Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Rolando Villalaz Guerra

Columnistas

El desastre en Pandeportes: más en 5 que en 50

Sabemos de casos de dirigentes de federaciones y organizaciones deportivas que fueron amenazados con no darles aportes económicos

Luego del naufragio del ‘Mimitanic’ el pasado 4 de mayo, hay muchas reflexiones que hacer sobre la gestión gubernamental que culmina el próximo 30 de junio. Uno de ellos es en materia deportiva, donde cinco deportivos pasaron al frente del Instituto Panameño de Deportes (Pandeportes) con una discutible gestión, tanto en materia del deporte a nivel escolar como el de alta competición y el control sobre las organizaciones deportivas en materia política.

Salvo Omar Moreno, que tuvo siempre la oposición y rechazo de la ministra de Educación Lucy Molinar, el resto evidenció poco interés en mejorar el deporte y cosméticamente hizo creer que arreglando con gastos millonarios tres veces el Rod Carew o remodelando parcialmente unas piscinas y o dando ordenes de proceder de ciudades deportivas en áreas inundables, resolvían los graves problemas que vive el deporte.

No solo se dedicaron a viajar como nunca y nombrar asesores extranjeros con jugosos salarios en detrimento de nacionales, sino que demostraron su interés en tener el control político de las organizaciones y asociaciones deportivas y del Comité Olímpico.

Sabemos de casos de dirigentes de federaciones y organizaciones deportivas que fueron amenazados con no darles aportes económicos, si no se cuadraban con el candidato oficialista al Comité Olímpico, Camilo Amado. Tenemos correos electrónicos que advierten que gente vinculada a Pandeportes intimidó y presiones o para un acto ilegal que se hizo en diciembre del 2012 sin ningún estatuto, para tomarse el Comité Olímpico, que terminó desde esa fecha en una rémora de la institución estatal, sin cuestionar los desmanes y arbitrariedades que se cometieron para favorecer a determinados deportes que tenían que decir ‘yes man’ al Partido Cambio Democrático, de lo contrario se desataba una persecución y se prohibía el apoyo a deportes y dirigentes que no se cuadraban o silenciaban cualquier critica al director de Pandeportes de turno.

Esta situación fue inédita, pues ni en gobiernos del PRD, se desató esta forma selectiva de hacer deporte, solo con quienes eran afines política o convenencieramente al jefe de la institución deportiva. Las reformas a la Ley 50 de 2007 también fueron un desastre, como la Ley 9 de 2012, que se hizo violando la autonomía de las federaciones y organizaciones deportivas, tal cual lo advirtió un informe jurídico preparado por el Comité Olímpico Internacional (COI). Sería bueno que la Fiscalía de Cuentas investigara cómo Pandeportes entregó dineros de fondos públicos e instalaciones propiedad del Estado, a una organización no existente jurídicamente en la República de Panamá en los últimos dos años, existiendo un Comité Olímpico debidamente reconocido de acuerdo a las leyes nacionales. ¿Estamos o no en un Estado de Derecho?

Hay mucha tela de donde cortar en la desastrosa gestión de Pandeportes en el Gobierno de Cambio Democrático y no sería mala idea verificar los salarios de altos funcionarios de esa institución versus los bienes muebles e inmuebles que los mismos han adquirido, de manera de ver si es posible la adquisición de los mismos, de acuerdo a los salarios que registraban en las planillas de esa institución. También habrá que verificar muchas contrataciones directas y el vínculo de los favorecidos con altas figuras del actual Gobierno o del mismo Pandeportes.

Definitivamente en cinco años, se hicieron más desastres que en 50 y poco se mejoró el deporte en general, a pesar de gastar sumas millonarias y tener a un sector de la prensa deportiva silenciada y acrítica, solo hablando de las bondades que querían hacer ver los directores de turno y ponerlos a criticar eso sí, a todo aquel que se atrevía a cuestionar a Pandeportes y la gestión llena de yerros en esta administración que, gracias a Dios, termina el próximo 30 de junio.

Ojalá los nuevos jerarcas del deporte en le Gobierno del presidente electo Juan Carlos Varela cambien el rumbo errático llevado hasta la fecha y no se dejen llevar por los cantos de sirena de los siempre acostumbrados a llevar sin reales criterios técnicos a deportes y atletas sin medir ni evaluar los resultados y marcas obtenidas.

ABOGADO