Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Abdiel Augusto Patiño I.

Columnistas

De la transformación educativa

El nuevo gobierno deberá abrir espacio a un debate nacional que involucre a todos los sectores sociales

Uno de los principales temas que tendrá que enfrentar el nuevo gobierno es el de la real y efectiva transformación del sistema educativo público, para lo cual se requiere de una estrategia que vaya mucho más allá de una reforma curricular progresiva o de la discusión de la problemática laboral o salarial del cuerpo docente. Dicha estrategia deberá hacer énfasis en la cuestión estructural del sistema educativo, lo que invariablemente incide sobre el ámbito administrativo, en todos los niveles. Mientras el modelo educativo siga operando así, no habrá reforma, plan, recomendación o acción, por muy buena que sea, que dé resultados positivos a corto, mediano o largo plazo. El nuevo gobierno deberá abrir espacio a un debate nacional que involucre a todos los sectores sociales, y eso lo deberán entender los gremios docentes, puesto que la educación es un tema de todos, no de un solo sector; no obstante, para proceder con este llamado, corresponde contar con una propuesta base que debe ser presentada por el gobierno como la alternativa para solucionar la problemática educativa. Improductivo sería abrir el debate sin contar con una base para la discusión, lo que haría parecer al gobierno como incapaz.

Esta propuesta gubernamental debe enfocarse integralmente, desde el nivel más alto (Ministerio de Educación (MEDUCA) hasta el nivel más operativo (administración de las escuelas), es decir, replantear los aspectos realmente estructurales, con base en la despolitización del sistema, reingeniería administrativa, descentralización operativa y presupuestaria, participación ciudadana y modernización de la gestión. De nada servirá pretender una educación bilingüe, por ejemplo, si el modelo sigue siendo el mismo. Este replanteamiento puede partir, y esto es una recomendación, de la necesidad de divorciar la operatividad del sistema educativo del centro político del Estado panameño. El MEDUCA, como ente, debe operar tal cual lo hace el Ministerio de Asuntos del Canal, cediendo el paso a la existencia de una entidad nacional que administre un sistema educativo descentralizado en lo operativo y presupuestario, en donde cada centro educativo o grupo de éstos, vele por su propia gestión, designe a su personal y maneje su presupuesto; superando la figura unitaria del ‘director’, para dar espacio a una estructura administrativa tipo consejo o comité, conformada por miembros de la comunidad, egresados, docentes y representantes de sectores activos de la sociedad.

Lo señalado en el párrafo anterior puede ser recibido como un punto de partida distinto para pensar en una propuesta base gubernamental de transformación del sistema educativo. Independientemente de lo que se decida, corresponderá al nuevo gobierno hacerse de la mejor asesoría local (Panamá cuenta con buenos especialistas en administración educativa) y foránea (para la captación y comprensión de las mejores experiencias externas) con el fin de diseñar esta propuesta base para este gran debate nacional. Luego, en dicho escenario, se deberá buscar el consenso entre los sectores sociales y políticos participantes, a fin de lograr entregarle a la nación un modelo educativo de avanzada, fundamentado en amplios principios de calidad y eficiencia.

Cierto es que ya se han realizado varios diálogos auspiciados por el gobierno, generalmente luego de las confrontaciones con los gremios docentes, así como estudios por parte diversos organismos nacionales e internacionales que recogen acciones específicas para la transformación educativa nacional, no obstante, aunque en educación prácticamente ya se haya ‘dicho todo’, hace falta todo lo dicho, aterrizar en una propuesta integral única que permita la apertura de un nuevo debate nacional, un escenario que, en un tiempo perentorio, aproveche toda ésta pléyade de información y que cuente con el aval gubernamental de total compromiso de implementación de lo que allí se genere, en total consenso nacional. Solo así se conseguirá la transformación de la educación pública nacional, de otra forma se terminará por imponer, emparchar y tener más de lo mismo.

COORDINADOR