Temas Especiales

23 de Oct de 2020

Edilia Camargo

Columnistas

Espejito encantado...

‘No se me escapa el hecho terrible del peso de las prioridades desarrollistas que reclaman nuestras sociedades latinoamericanas...’.

¡Terminó! Y cuán largo habrá sido para el equipo de Alemania la espera del canto del silbato, luego de la hazaña de Mario Götze... a los 113 minutos del segundo tiempo extra...

Me preguntaba, comprobando el sufrimiento y la frustración del equipo argentino en ese partido decisivo (perdón, el equipo de Messi). ¿Por qué el ‘coach’ no lo sentó? El técnico holandés sentó a su guardameta titular justo unos minutos antes de comenzar la tanda de penales en el partido frente a Costa Rica..., ante la sorpresa del susodicho y por supuesto de los que mirábamos aquella operación terriblemente arriesgada... Sin embargo, todo lo había calculado, según parece, fríamente, —y fue el secreto mejor guardado—. Le funcionó...

Joachim Löw sentó a Klose, su goleador estrella, ante 74,738 espectadores en el Maracaná... —la ovación de los fans del equipo no se hizo esperar—, para hacer entrar a dos sustitutos, a uno de ellos le dijo, según reporta el Washington Post: ‘Le dije a Mario: Muéstrale al mundo que tú eres mejor goleador que Messi y que puedes decidir una Copa Mundial’. No tengo que agregar lo que siguió...

¿Por qué no lo sentó? El diario El País se me adelantó en intentar hacer un análisis tentativo en respuesta a esta pregunta. Los hechos hablan solos...: el desmoronamiento del equipo uruguayo, tras la famosa mordida de Suárez, ídem para Chile. Y doble ídem ante el desastre del equipo anfitrión, recibiendo siete puñaladas mortales en su propia casa, ante la ‘desaparición’ de Neymar, unida a la del capitán del equipo, sancionado con dos tarjetas amarillas... Fue grotesco, traer a Neymar para sentarlo...

Los dos diarios que estoy citando aportan, cada uno dentro de su estilo y sensibilidad, dos elementos que tengo interés en destacar: el papel que jugó para Alemania la inversión en educación, luego de la derrota en 2004, siendo Löw asistente de Jürgen Klinsmann en aquel momento. ‘We have to invest more in the education, so we are technically better...’.

Este equipo alemán, es el primero en ganar una Copa, luego de la reunificación Este/Oeste... Quiero señalar por esta vía, que no solo fue una clase de alta tecnicidad y competencia la que trajeron a Brasil, si no una soldadura hecha de una pasta nueva, producto de un patriotismo globalizado... en donde caben todos los que deciden ser y son alemanes, para el caso de especie: turcos, africanos. Enfrentando así, con valentía y sin complejo alguno, un perfil humano construido sobre las ruinas del romanticismo y sobre la estigmatización y el horror...

Cabe destacar la actitud de equipos no-caudillistas, el caso de Costa Rica, Colombia, México e inclusive Ecuador, en donde se vio que no es la plata lo que cuenta, al invertir sumas millonarias en técnicos, cuando lo que hace falta es una formación apropiada en cada una de las funciones de este dichoso deporte... Narra el Post que los alemanes hubieran querido parar ante la demolición de Brasil. Sin embargo, no podían... los goles seguían haciéndose... No iban a sentar a quienes estaban haciendo su trabajo —sî señores (as), el fútbol profesional es un trabajo... a tiempo completo—. El técnico puede decidir ‘jugar’ en cierta forma con una posición... ‘un falso 9’. Sin embargo, no abolirá la función de base, capaz de ‘jugar’ con las otras...

No se me escapa el hecho terrible del peso de las prioridades desarrollistas que reclaman nuestras sociedades latinoamericanas... Lo vimos en las protestas multitudinarios en todo Brasil, previas al Mundial... Sin embargo, tras la cortina ‘sinrremedista’, que nos oculta dichas prioridades: comida barata, educación integral gratuita y de calidad, salud, transporte..., queda el problema gordo de fondo, cual es el seguir viviendo de espejismos... ligados a la ‘persona’ del o los caudillos (el Peronismo, tanto de izquierdas como de derechas... pero... —que no me toquen a Perón, las procesiones a la tumba de Hugo Chávez o a la de próceres de ‘independencias’... y de esto el pobre Messi, que ni siquiera levantó los ojos para recibir un premio a su trabajo, escapa... No lo sentaron..., sin embargo, lo victimizaron, como a tantos otros millones de vagos de todas las edades, que esperan les caiga del cielo, sin trabajar... Así de ‘generoso’ es el caudillismo... y el fútbol no es la excepción...

ESCRITORA