Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Enilsa E. de Cedeño

Columnistas

Panamá-EE. UU: muy importante la historia

El historiador es un ente actuante de la realidad nacional

La satisfacción para todos los que vivimos día a día, con profundidad, la concreción de los hechos, sus consecuencias, perjuicios, beneficios, protestas, proyecciones y sus correspondientes análisis, es totalmente enriquecedora para nuestra profesión: la de enseñar historia.

El historiador es un ente actuante de la realidad nacional. Es un crítico permanente del medio en que habita. Es aquél profesional pendiente de que los hechos históricos negativos no se repitan, ya que han lacerado la dignidad de la nación. El historiador es un catalizador de las ideas positivas.

La función de la Historia (explicar el movimiento anterior de la sociedad) y su función social (organizar el pasado en función de los requerimientos del presente), son complementarios: el saber intelectual recibe sus estímulos más profundos de la matriz social en permanente ebullición y, a la vez, los conocimientos profundos en la investigación histórica, están en la base de las producciones que se procuran en cada coyuntura.

Parece obvio que las interpretaciones históricas incluyen siempre juicios de valor y que ningún apego a la pretendida objetividad del dato anula el peso de los esquemas ideológicos en la narración explicativa.

En el caso específico de nuestra Universidad de Panamá, que es la única formadora de docentes especialistas en Historia, su pensum curricular no incluye ninguna asignatura que haga juicio de valor al conocimiento, a los personajes, por lo que mal podría afirmarse que el contenido de esta cátedra produzca en el estudiante una postura antinorteamericana.

Todos los argumentos expuestos desde la perspectiva histórica que hemos explicado, ha sido con el propósito medular de que el hombre común, carente de conocimientos, al igual que el letrado, se percaten de que la enseñanza de la historia de las relaciones entre Panamá y EE. UU., jamás ha creado un sentimiento antinorteamericano, pues las relaciones filiales y cordiales entre norteamericanos y panameños han sido permanentes.

Por las razones expuestas, solicitamos que se restaure la asignatura Historia de las Relaciones entre Panamá y EE. UU., en todos los bachilleratos de la educación media panameña.

*CATEDRÁTICA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ.