25 de Feb de 2020

Jaime Turner

Columnistas

UP: sistema de seguridad

En la UP ha empezado a implementarse un sistema de control, que según las autoridades data de los últimos dos años; la segunda fase se i...

En la UP ha empezado a implementarse un sistema de control, que según las autoridades data de los últimos dos años; la segunda fase se inaugurará en el segundo semestre de este año, modalidad esta que incluye: carnés magnéticos para los universitarios, 300 cámaras de videovigilancia, vehículos móviles, que recorrerán permanentemente con los vigilantes, brazos mecánicos para puertas de acceso, tres perros rottweiler, mecanismos de control peatonal; o sea, todo un sistema de vigilancia, alerta, acecho, con el objetivo, según las autoridades, de proteger vida y bienes de los universitarios, así como de su patrimonio.

Aquí cabe preguntarse ¿qué órgano de gobierno universitario aprobó la propuesta del sistema de seguridad? Porque hasta este momento no registramos una aprobación tal. De los 42 millones en créditos adicionales aprobados por la comisión de presupuesto de la actual Asamblea, 9.2 millones serán para la UP, y de éstos, 3 millones para el sistema de seguridad.

¿Cuáles son las verdaderas razones de este sistema de vigilancia? Éstas quizás nunca las sabremos, pero, de lo que sí estamos convencidos es de que tal sistema no es para proteger el patrimonio universitario, desde el momento en que únicamente es para el campus central, dejando por fuera a los centros regionales universitarios. Así mismo todos los universitarios conocemos cómo se ha arrojado por la ventana el patrimonio universitario: venta de tierras, vehículos, beneficios en contratos a empresas, aires acondicionados, cableados, y un largo etcétera.

Por otro lado, ¿dónde están las cifras de robos, no solo a estudiantes, profesores y administrativos, que ameriten la cobertura de tal sistema de seguridad, custodia ésta que no se aplica a oficinas de la Editorial, Imprenta, Servicios Administrativos, UNIPAN-BID?

¿En qué cabeza humana cabe, por un lado, que no se le haya dado el presupuesto de 1.5 millones al Instituto Especializado de Análisis (IEA), de cara a la renovación de equipos, pero se destinan 3 millones para un plan de seguridad? El IEA cumple una alabable función a nivel nacional, pues examina todos los medicamentos que se consumen en el país. Así, por ejemplo, ‘el estudio de los medicamentos del caso de los neonatos en la CSS nos tomó dos meses. A este trabajo, se dedicaron 20 personas durante los siete días de la semana. Con instrumentos nuevos el tiempo de respuesta hubiese sido menos’, declaró Vasco Duke Hernández, director del IEA, (La Estrella, 25-6-14); y por el otro, ante la necesidad de reemplazar el sistema de cableado eléctrico en el campus central con más de 70 años de instalado, ahora se prioriza el sistema de seguridad. ¡Increíble!

Como quiera que el rector GGDP piensa reelegirse por sexta vez, ¿será que con tal sistema de seguridad lo que busca, entre otras cosas, es intensificar sus métodos de intimidación, persecución, coerción, amenazas y dominio?

Tenemos que desenterrar a nuestra UP.

*DOCENTE UNIVERSITARIO.