23 de Feb de 2020

Avatar del Jorge Luis Macías Fonseca

Jorge Luis Macías Fonseca

Columnistas

La renovación urbana de Varela

Con mucha prisa y sin ninguna pausa, el deterioro material y espiritual de la ciudad ha avanzado casi sin posibilidad ninguna de reversión

El anuncio de un plan de renovación urbana de la ciudad de Colón, supone un paso de gran avance para la sociedad colonense contenida principalmente en la urbe. Desde hace muchísimo tiempo los colonenses vienen demandando la implementación de programas gubernamentales a nivel local y nacional que vayan en la dirección de la reivindicación de Colón.

Con mucha prisa y sin ninguna pausa, el deterioro material y espiritual de la ciudad ha avanzado casi sin posibilidad ninguna de reversión. En medio de esto, y ante la impotencia de resolver radicalmente la crisis, los colonenses, para no dejar perder todo, impulsamos una ley que protegiera el casco de la ciudad y le diera contenido histórico. Tal vez, fue este un logro que llegó a hacerse realidad, distinto a los cacareados proyectos de desarrollo demagógicamente propuestos.

La actualidad refleja el lanzamiento de una propuesta gubernamental para Colón referida a la renovación del casco histórico de la ciudad. Desde luego, el desarrollo de ese plan no puede hacerse al margen de la norma y menos sin las consultas debidas a la sociedad, que a fin de cuentas es la que recibirá los efectos de la renovación urbana. Pero es una propuesta absolutamente desconocida por los colonenses, puesto que ni participaron en su concepción y diseño y hoy menos en el conocimiento de su contenido.

Con la ya tradicional metodología de los gobiernos, se pretende suplantar la consulta ciudadana con la presentación de un plan de renovación urbana para la ciudad de Colón, en reuniones informativas, principalmente con jefes de despachos públicos, que tienen intereses bien definidos. Y no se trata de situar el problema en el terreno político ni de rechazar soluciones para Colón. De lo que se trata es de que las propuestas tengan el sabor popular, con una debida participación ciudadana, de manera que lo que les conviene o no sea el resultado un prolijo examen de parte de la población. Tampoco se trata de la ‘súper democracia’, como podrían decir muchos, porque hay mecanismos efectivos para las consultas, porque las conversaciones con los jefes de despachos públicos no pueden entenderse jamás como una consulta ciudadana.

Interrogantes frente a la renovación urbana de Colón: ¿Quién o quiénes la diseñaron?, ¿qué papel juega el Municipio de Colón?, ¿qué consultas se han hecho a los sectores organizados?, ¿qué concepción tiene la comunidad sobre una renovación de la ciudad?, ¿por qué el especial interés de la Cámara de Comercio de Colón en el plan de renovación? En el caso del Centro Regional Universitario de Colón, espacio legítimo para la discusión de cualquier proyecto de desarrollo, se desconoce la propuesta de renovación urbana de Colón. Con esto se excluye a quienes por razones históricas bien fundadas ha sido el centro vital de las preocupaciones de la sociedad.

Se impone una amplia consulta ciudadana. Lo contrario es jugar a lo que se ha hecho siempre; es decir, disfrazar realidades para imponer criterios.

*DOCENTE UNIVERSITARIO.