Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Ramiro Campos

Columnistas

Educación superior

El norte de una universidad pública, es que se cumpla con calidad a las grandes demandas

Las perspectivas de las universidades públicas en esta época tan cambiante se orientan a lograr mayores niveles de calidad, siendo pertinente a las problemáticas y necesidades sociales, humanas y culturales, orientando sus esfuerzos a la conformación de las sociedades del conocimiento, y transformándose continuamente en beneficio de la ciencia y de la humanidad en su conjunto.

Ante un proceso acelerado de avances científico tecnológicos y de cambios estructurales en los campos, económico, político y cultural en el ámbito global, es necesario estar claros en que no es una tarea fácil la de las Instituciones de Educación Superior del país responder a estos retos, pero que sí es necesario emprender estrategias de conjunto que lleven a sus miembros a incorporarse a la formulación de propuestas educativas que fortalezcan a sus egresados.

Muchas han sido las transformaciones logradas en la educación, mismas que se han visto fortalecidas con las orientaciones de organismos internacionales, como es el caso de la UNESCO, y de Panama, con las políticas que se han dictado en las recientes evaluaciones a las universidades públicas y privadas, que conminan a hacer esfuerzos a las universidades para asegurar una formación sólida e individualizada en los futuros profesionales, que les lleve a lograr su independencia intelectual y les ayude a enfrentar con éxito las demandas sociales y del campo laboral en el futuro.

En ese sentido, las universidades asumen los desafíos del tercer milenio, con base en sus raíces históricas que le dan sustento a sus fortalezas actuales y en reconocimiento franco del compromiso social que le atañe, y concretamente en la Educación Superior, mediante la incorporación de nuevos esquemas filosóficos, pedagógicos y operativos a los procesos que le permite formar recursos humanos para el país, todo ello como una respuesta ineludible a la misión y visión de cada institución educativa.

Se busca que con el esfuerzo educativo y de aprendizaje de los diferentes actores que se involucran en este Modelo Educativo, se tengan resultados acordes con los desafíos del cambio y con las expectativas de la sociedad, mediante la transformación de sus procesos académicos, en aras de que los estudiantes construyan aprendizajes centrados en su desarrollo personal que garanticen un nuevo profesional, competente y competitivo.

El norte de una universidad pública, es que se cumpla con calidad a las grandes demandas no solo en los ámbitos social, laboral, de servicios y del sector productivo, sino de los requerimientos de las sociedades del conocimiento a las que estamos todos invitados a incorporarnos como entes activos.

DOCENTE UNIVERSITARIO.