Temas Especiales

27 de Oct de 2020

Desmond Harrington-Shelton

Columnistas

El amor en tiempos del ‘Estado Islámico’

Los petromillonarios terroristas llamados ‘ESTADO ISLÁMICO EN EL MEDIO ORIENTE’ (E.I. e ISIS en inglés) es un movimiento que eclipsa.

Los petromillonarios terroristas llamados ‘ESTADO ISLÁMICO EN EL MEDIO ORIENTE’ (E.I. e ISIS en inglés) es un movimiento que eclipsa fácilmente a HAMÁS en violencia y exponencialmente, con fácil acceso al más sofisticado armamento que el agregado de todos los terroristas del mundo juntos. No solo pide una ‘guerra santa’ contra el Occidente, sino también contra aquellos elementos árabes que no considera fieles a cada letra del Corán. Donde entran ellos aniquilan fulminantemente y montan teocracias a la fuerza. Aunado a esto, decapitan inocentes públicamente para después publicar vídeos del homicidio en el WWW. Remontan lo conquistado a la era feudal e imponen la inoperante y caótica Ley Sharjah.

Aunque en Panamá carecemos de aquellos odios ancestrales o de las varias dramáticas iniquidades que hacen viable tal disfuncionalidad, no podemos optar cómodamente por ser espectadores rogándole al ‘otro’ bando cobarde, honrar nuestra neutralidad, cuando la agenda de ese ‘terrorismo megaorganizado’ ignorará perpetuamente nuestros intereses como nación. El mundo árabe tal como lo conocíamos ya es historia. Hoy ese cosmos se ha convertido en semiautocracias más inestables, atomizadas, y ambos gobierno/oposición pecan de un norte que exuda extremismo en vísperas de ser conquistado.

El resto del mundo (no árabe) mira todo esto con una dramática desilusión, ya lo que se prometió recientemente cuando caían una por una las tiranías militares en el norte de África, ese bello y democrático paisaje, ha sido sustituido por todo tipo de guerra civil para entonces reintegrar el despotismo a la fuerza. Posiblemente solo quedan intactos de tal Apocalipsis los emiratos y monarquías del golfo plus la nación Tunisia.

Antes de la derrota del moribundo Imperio Otomano (1918), lo que hoy llamamos Arabia, era un gigantesco bloque de arena con contadas ciudades y férreamente domado vía la espada por los hoy llamados turcos. El grueso de la población era de beduinos (nómadas), a quienes les fue prometida la emancipación tribu por tribu por los ingleses y franceses, siempre y cuando pelearan contra su enemigo turco. Los dos países europeos necesitaban sus propias tropas en las horrendas carnicerías, ocurriendo en suelo francés en sus trincheras y tener su retaguardia enemiga (Turquía) distraída por los guerreros beduinos.

Llegó el triunfo (1918) a los aliados y lamentablemente para Arabia (China también) no se les premió por su gran cooperación a la victoria contra Alemania, Austro-Hungría y Turquía; envés, lo prometido es repartido entre los Aliados, incluyendo Japón. Las fronteras en el desierto son imaginarias vía los cartógrafos y tribus que se odiaban aún y por siglos eran ahora ‘paisanos’. (Para más información recomiendo leer Los siete pilares de la sabiduría por T.E. Lawrence, alias ‘Lawrence de Arabia’. El libro es del tamaño de un directorio telefónico, pero vale la pena, para entender el caos aquel entre los mismos árabes y entiende uno por qué asciende la violencia a lo que es hoy).

¿Cuál es la radiografía de un terrorista? Generalmente, es un individuo disfuncional con un bagaje de acongojantes años formativos y posteriormente una adolescencia donde muy probablemente los términos ‘amor y afecto’ eran sinónimos de ‘sexo y maltrato’. Además, él y ella fueron seriamente manipulados exclusivamente para los propósitos draconianos del cabecilla de su grupo. Durante su niñez, su personalidad ha sido dramáticamente afectada y moldeada por su belicoso entorno, muy especialmente por el de su extraño ‘hogar’. Aunado a eso, y al llegar a la adolescencia, su círculo de influencias y diario vivir eran dignos de la suma de todos los círculos de Alighieri. Finalmente, ya adulto, es como un eunuco en lo que se refiere a servir noblemente a su comunidad o en el discernir.

En fin, nos costaría mucho tiempo entender ese discordante mosaico de rencores en aquellas latitudes y el porqué el Corán es mal interpretado por elementos violentos dentro de esa sociedad. La decisión de la Casa Blanca, de usar la fuerza por medio de bombardeos aéreos diarios junto con sus aliados, solo sirve para meterse en una irreparable situación entre árabes. Lo único que podemos hacer es contenerlos dentro de sus fronteras y, lamentablemente, que se autodestruyan entre ellos para entonces el Occidente negociar con el último que quede de pie.

*INGENIERO EN SISTEMAS Y TELECOMUNICACIONES.