Temas Especiales

14 de May de 2021

Ernesto A. Quijada Díaz

Columnistas

Diputados sin independencia elegirán contralor

Columna de opinión de Ernesto a. Quijada Díaz del 27 de octubre del 2014

Como sociedad, estamos siendo testigos de las muchas situaciones que se dan a lo interno de los partidos políticos, que los impulsa a pretender designar la figura que le corresponderá por Ley dirigir el despacho del contralor general de la República.

Cada vez que al cuerpo colegiado de diputados le corresponde designar a un nuevo contralor, se observan situaciones que afectan la poca credibilidad que tiene la Asamblea. Pero en esta oportunidad se dan hechos que realmente dejan mucho que desear, sobresaliendo el interés aparente de dos partidos que aspiran a designar un personaje que no está comprometido con liderar las investigaciones en los casos de alto perfil.

Al conocerse las acciones que han emprendido para poder definir sus candidatos y lograr que lleguen al cargo, ahora surge la figura de un exmandatario como responsable de haber dado un ‘bono’ de $50 000, mitad antes y la cancelación después de la elección del señor Bernabé Pérez, con tal de tener en ese cargo a un ‘monigote’ que no vea, no escuche y no hable sobre las cosas que deben ser aclaradas por quien ocupe el cargo. Ni eso motiva a la ‘dirigencia del PRD y de CD’ a permitirle a sus diputados que escojan al nuevo contralor según los principios y evaluaciones que hagan en torno a las figuras que hasta ahora han anunciados sus aspiraciones al cargo.

Se dice que la dirigencia perrediana está centrada en ‘sacarle ventaja’ a la oportunidad que habiendo perdido las elecciones de manera tan abrumadora, ahora, con 25 diputados, puedan decidir el nuevo contralor. Esto, los ponen en ventaja cuantitativa, más no cualitativa, sobre todo al valorar que quien sea designado tiene la importante tarea de rescatar los valores que el cargo ha perdido en los últimos cinco años.

El espectáculo que como sociedad estamos observando, es lastimoso, genera vergüenza y algo de repugnancia, entre el ciudadano común que analiza el desangramiento interno de los partidos que muestran ambiciones de designar el funcionario para el cargo a partir del 2 de enero del 2015.

El reloj sigue corriendo y las estrategias se afinan de lado y lado. Existe un porcentaje de diputados que desea respaldar un candidato que no siga línea de partido, sino que ejecutará sus acciones en base a lo que definan los procedimientos, y eso es lo que nos brinda garantía de un trabajo decente, que es en esencia lo que queremos todos.

PERIODISTA