02 de Dic de 2022

  • Alexis Atencio Gutiérrez

Columnistas

Ornato y aseo (I)

Se formaban brigadas de trabajo y cada maestro (a) vigilaba que su grupo cumpliera su parte de la actividad

Las escuelas primarias son la fuente inicial de la enseñanza, luego que el educando ha dejado el hogar para empezar a trillar los caminos de la intelectualidad en las aulas de clases.

Que tanto se ha perdido, ha pasado mucha agua debajo del puente, han pasado algunas generaciones desde entonces, incluso, muchos ministros de Educación y mucho se ha resquebrajado el sistema.

Aquello de renovar los planes de estudio permitió que se eliminaran materias tan importantes para la nacionalidad como ‘Historia de Panamá con los Estados Unidos’, quisieron eliminar Agricultura, Historia, Cívica y aquello se fue volviendo un cáncer que comía más y más.

Pero acciones tan bonitas que ponían nuestros maestros como las de realizar campañas de toda una escuela por el ornato y aseo en los alrededores del plantel nunca se me olvidan, pero se han olvidado en el país.

Se formaban brigadas de trabajo y cada maestro (a) vigilaba que su grupo cumpliera su parte de la actividad. Se enseñaba al nobel estudiante la importancia de la recolección de la basura. Se educaba con la acción puesta en práctica. O sea, del dicho al hecho, sin más preámbulos.

Otro valor cívico especialmente para educar con el ejemplo, eran las marchas y participación que para las fiestas patrias tenían los alumnos de los últimos grados de la primaria que con su respectiva banda y a veces un solo toque de principio a fin participaban de los desfiles patrios.

Podrán decir que la ciudad creció, la población estudiantil aumentó y así mismo el número de colegios, y, hoy será muy agotador exponer a estos estudiantes de primaria en los largos y demorados desfiles de los días patrios, pero la educación no es solo de un sector y dejamos al otro huérfano de participación. Sigue...

PERIODISTA Y DOCENTE.