Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

Constituyente Originaria, única salida a la podredumbre

Los primeros resultados de las elecciones en los circuitos electorales impugnados, donde se  mantuvieron los mismos vicios del torneo del 4 de mayo

Se profundiza la crisis institucional. Los primeros resultados de las elecciones en los circuitos electorales impugnados, donde se mantuvieron los mismos vicios del torneo del 4 de mayo, constituyen una derrota para el Gobierno de Varela que públicamente anunció alianza (ilegal) para respaldar al candidato del PRD. Es una derrota del pacto de gobernabilidad entre las cúpulas del Panameñismo y PRD.

En estos fraudulentos procesos electorales hay otros perdedores, los medios de comunicación social que con toda su maquinaria hicieron proselitismo y propaganda ilegal, quienes victimizaron a Afú, mismo que ha estado envuelto en otros escándalos de corrupción y claro ejemplo del transfuguismo. Además, una vez más sus llamados analistas políticos se equivocaron, al igual que el 4 de mayo, con sus encuestas y análisis político. Eso pasa cuando medios se creen dioses, partidos, tribunales de justicia, autoridades electorales, censores y controladores de Asamblea y Gobierno.

Las prácticas de Afú con los fondos del PAN, es el mismo clientelismo electoral de que hicieron manos el resto de los 71 diputados de la Asamblea pasada; muchos de ellos reelectos ante el gran fraude electoral.

Hoy al exdirector del PAN, Rafael Guardia, quien se encuentra detenido, se le comprueban sumas millonarias de dineros en los bancos, casas y propiedades de lujo, que no se corresponden con sus ingresos; pero ello es comparable con las sumas de dineros recibidas por diputados de la pasada Asamblea sin que éstos estén siendo investigados. Asimismo, que sucede con el nivel que le corresponde a los directivos del PAN (ministra de Educación, Presidencia, MIDES y MOP) responsables de fiscalizar y evaluar la ejecución de los planes y proyectos del PAN. Dicho sea de paso, la primera vinculada a los dueños de los medios de comunicación social, quien hoy argumenta que dejó de cumplir su función establecida en el artículo 3 del Decreto Ejecutivo 690 del 2010 que creó el PAN; el segundo, hermano del actual ministro de Gobierno; el tercero promovido igualmente por los medios de comunicación social y vinculado a delitos contra la administración pública y corrupción; el cuarto igualmente es señalado por sobrecostos en las obras de infraestructura vial.

Pero éstos no son los únicos, son varios los ministros y altos funcionarios del Gobierno de Martinelli, y él mismo, envueltos en escándalos de robo y corrupción. Y no son solo funcionarios del Gobierno de Martinelli, lo son también los funcionarios de los Gobiernos previos que se han salvado por el régimen de impunidad existente en Panamá.

El pueblo se pregunta ¿hasta dónde llegarán estas investigaciones, o se trata de ‘shows mediáticos’, donde solo caerán algunos pequeños chivos expiatorios? Exigimos cárcel para los corruptos de todos los Gobiernos y sus cómplices.

Como hemos manifestado en otras ocasiones, es necesario adecentar la política, para adecentar el Estado. Los panameños honestos, tenemos la obligación de romper con las prácticas gansteriles a los cuales los grupos de poder económico y sus partidos políticos pretenden arrastrarnos.

Se requiere de un Estado Ético, por lo cual es necesario derogar todas aquellas leyes y decretos que protejan e impidan investigar a funcionarios corruptos en el ejercicio de las funciones públicas o sean freno a la trasparencia del quehacer del sector público. Un Estado Democratizado, donde impere una democracia real, que sea participativa, protagónica y deliberativa, que responda y esté al servicio del pueblo como único y legítimo soberano.

Para ello es necesario que el pueblo se organice, construir poder popular, a fin de autoconvocar a una Asamblea Constituyente Originaria con plenos poderes, capaz de fundar una nueva república. Una Constituyente Originaria, donde los diversos sectores de la sociedad panameña construyan la nueva Constitución que siente los pilares de una sociedad con equidad y justicia social, con pleno respeto de los derechos humanos.

Esta es la única salida real para acabar con la podredumbre moral de las instituciones y lograr una sociedad verdaderamente justa.

*SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.