Temas Especiales

23 de May de 2022

  • Avatar del Guillermo A. Cochez

    Guillermo A. Cochez

Columnistas

¿Cuál es la función de los diputados?

Fui candidato a diputado en tres ocasiones. En ese tiempo (1984) se llamaban legisladores, por aquello de que los militares golpistas

Fui candidato a diputado en tres ocasiones. En ese tiempo (1984) se llamaban legisladores, por aquello de que los militares golpistas decían que el término diputado apestaba por lo que habían significado antes de 1968.

En la primera ocasión gané mi curul por medio cociente y porque dos de los magistrados del Tribunal Electoral de ese momento, el doctor César Quintero (q. e. p. d.) y Rolando Murgas, profesores míos en la Facultad de Derecho de la Universidad de Panamá, se negaron a quitarme la curul como pretendían los militares (ese año el PRD logró 16 curules que no le pertenecían).

En la segunda elección (1989), resulté el candidato más votado en todo el país, logrando, además de mi curul en el 8-9 (hoy 8-8), que salieran electos Milton Henríquez y Gloria Moreno de López. En la tercera (1994) perdí y no obtuve ni el 10 % de los votos del 89. Se comprobó que la política es el arte de obtener falsos amigos y verdaderos enemigos.

No sé si perdí porque la gente se aburrió de mí o porque, como lo señalé desde mi primera elección, no andaba regalando baratijas o dinero por allí. Regalaba lo que me daban mis amigos y gente que sin yo pedirlo me ofrecían su ayuda. A la política le daba mi tiempo; siempre tuve la suerte de contar con excelentes contribuyentes voluntarios; de esos que no piden nada a cambio; solo que trabajes a conciencia.

Me dieron en el 84 B/10 000 de partidas circuitales y toda esa ayuda la multipliqué en Mauricio Deportes, donde, gracias al amigo David Menasche, dupliqué lo que recibía y lo entregué directamente a las escuelas del circuito. A pesar de haber perdido, en mis dos períodos (interrumpidos únicamente por los 15 meses en que fui alcalde de la ciudad de Panamá), nadie puede decir que no hice el trabajo para el cual me habían elegido: legislar y fiscalizar al Órgano Ejecutivo; me preocupe de todos los problemas nacionales.

Jamás regalé un jamón y menos un pavo. Nunca rifé un carro entre la gente. Jamás patrociné bailes y entrega de juguetes. Menos repartí becas. Cuando en el 94 alguien me preguntó qué yo había hecho con los 500 000 balboas que me habían fijado de partidas, fiscalizados por el contralor Carles, le dije que todo lo había endosado al Patronato Nacional de Nutrición, al igual hicieron mis colegas del PDC Milton Henríquez y Gabriel Arosemena, para que se pudiera dar el vaso de leche y la galleta en las escuelas públicas. La gente quería lo que le daban a ellos; no a sus hijos en la escuela.

Los diputados quieren ser representantes de corregimiento. En una forma absurda la Corte Suprema de Justicia, tiempos de Moncada, eliminó la prohibición de ocupar al mismo tiempo dos cargos por elección popular. José Muñoz y Sergio Gálvez, desde el período pasado, son diputados y representantes; una que aspira a ser alcaldesa de La Chorrera, además quiere ser representante, o sea que se tendrá que fiscalizar a ella misma. Vaya atrocidad.

Desde el 1 de julio se instauró una Asamblea repleta de gente que no debería estar allí; de todos los bandos. Aquel que no pueda justificar lo que le dio el PAN en el último Gobierno, simplemente debe ser investigado y procesado. Sin embargo, con el llamado a juicio del magistrado Moncada, la Asamblea como que resurgió de las cenizas donde la dejaron los diputados del Gobierno anterior. Sin embargo, con el bono navideño de los 25 000 dólares nuevamente sale a relucir aquello de que ‘el mono, aunque se vista de seda, mono se queda’. Vergonzoso, por decir lo menos. Peor aún, justificado por el presidente de la República.

¿Cuándo los diputados se darán cuenta de que no fueron electos para ser Santa Claus? ¿Quién les da derecho para que, irrespetuosamente se conviertan en los que reparten migajas a los más pobres? ¿Quién carajo se creen para estar pisoteando la dignidad humana de la población desposeída?

Difícilmente una Asamblea así podrá cumplir alguna vez, de manera correcta, la función que la Constitución y las leyes le señalan.

DIPUTADO (84-89) (91-94).