Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Avatar del Orlando Acosta Patiño

Orlando Acosta Patiño

Columnistas

Colón y la cita correcta (II)

Hay otro aspecto importante que traen los vientos sociales sobre temas de justicia versus impunidad.

Hay otro aspecto importante que traen los vientos sociales sobre temas de justicia versus impunidad. Los delitos contra la destrucción del patrimonio histórico panameño están tipificado en la norma penal, pero más allá de estar hablando de penas contra el patrimonio, quiero destacar que es más importante y desde la perspectiva ética, el cumplimiento de la norma.

No obstante, los delitos no prescriben y entre los escombros se podrá escarbar con el mismo interés que en las cuentas bancarias de enriquecimiento ilícito.

Lo sucedido en la ciudad de Colón y con la participación del máximo representante del Ejecutivo en la figura del señor presidente y bajo la mano del responsable de la cartera de Vivienda y en el silencio de los administradores de la Cultura, dista mucho de la cita que abre este artículo (publicado ayer domingo 21 de diciembre en su primera parte) y que compromete la credibilidad en la que los votantes depositamos en las urnas en el ejercicio democrático electoral y sin mencionar, la esperanza de futuros ciudadanos.

Los caminos para la recuperación del Centro Histórico de Colón están empedrados con una norma que lo protege. Esta norma parece ser parte de los escombros de la institucionalidad violentada —que a fuerza de mazo inició a generar el señor Ricardo Martinelli en la pasada administración gubernamental— y que el Gobierno de Varela sigue acumulando en la de él. El camino para renovar Colón no es corto ni largo.

Los tiempos para la recuperación de Colón son de mediano y largo plazo, no esperemos ver un Colón resplandeciente, libre de basura y aguas negras en el término de cinco años.

Renovar Colón, señor presidente, tomará tiempo, no hay prisa y no es fácil.

El camino correcto para Colón, —parafraseando al presidente Varela— está en respetar las leyes que lo protegen.

Violentar las leyes es también parte de la crisis institucional y de corrupción en que estamos inmersos.

No podemos, bajo ninguna excusa, justificar las demoliciones en el centro histórico de Colón. Estamos abriendo una caja de Pandora y estableciendo un terrible precedente que pone en peligro la conservación patrimonial de la Nación.

Señor presidente, hay que respetar la Ley que es el camino correcto.

INGENIERO