Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Anays Jaén

Columnistas

Más ética y cultura para los colonenses

Da pena ver en nuestros medios a un grupo de niños cerrando calles por bicicletas, ¿dónde están los padres?

Hoy, vemos en nuestros medios de comunicación la llegada de un presidente a tierra colonenses lleno de alegría y entusiasmo, contando una anécdota que nos da luces de por qué se ha enfatizado en arreglar nuestro QUERIDO COLÓN.

Este hombre ha sido uno de los pocos presidentes que se ha volcado a las calles casa por casa, callejón por callejón junto a su equipo de trabajo para ver de cerca las necesidades latentes de los colonenses y así brindar exactamente lo que se necesita a cada uno de los que vivimos en esta hermosa tierra que produce miles y miles, pero cada vez la vemos más sumergida en la delincuencia, abandono, calles oscuras llenas de aguas fecales, quién diría que un día esta misma era la TACITA DE ORO, como todos la llamaban.

Hoy, me hago la pegunta ¿podrá cambiar realmente mi ciudad el presidente? Juan Carlos Varela, la respuesta es sin duda afirmativa, sí lo puede lograr, primeramente enfocado en Dios rey soberano y con todo el dinero que se está brindando para realizar estos cambios, claro que sí se puede. Pero ¿sabemos nosotros los colonenses lo que realmente queremos? Al parecer nos hemos quedado cortos con estos cambios, porque si se invierten millones, el presidente Varela tiene interés, pero si nosotros, los cédula 3, no ponemos de nuestra parte y no creamos conciencia de lo que nos espera a nosotros y a nuestros hijos y nietos, nadie puede cambiar Colón.

Da pena ver en nuestros medios a un grupo de niños cerrando calles por bicicletas, ¿dónde están los padres? Estos dirigentes que manipulan niños para un cierre de calles, mañana los manipularán para que manipulen armas. Entonces, nos preguntamos ¿estamos realmente entendiendo el cambio que se avecina para nuestra provincia? La respuesta es NO.

Empecemos a construir una nueva cultura de ética, es lo que realmente debemos enseñar a nuestros hijos si realmente queremos el cambio para Colón. Enfaticemos en el centro de ética, moral y valores de cada persona para lograr un desarrollo humano eficaz para esta provincia tan bella. No se trata únicamente ni primordial mente de un desarrollo físico embellecer Colón, o cuantitativo, sino de un desarrollo y crecimiento cualitativo.

Nos hacemos una cultura ‘light’, gozar la vida aquí y ahora es un modo de vivir donde prevalece el materialismo, hedonismo, consumismo, la permisividad y el relativismo, lo cual nos lleva a una vida sin sentido que en pocos años terminará en un COLÓN reconstruido, pero destruido por sus propios habitantes. Habitantes. Sr. mandatario, hagamos el esfuerzo de educar a mi pueblo colonense con esta cultura, educándolos con principios éticos y valores.

Saludos y bendiciones.

MAESTRA