Temas Especiales

02 de Dec de 2020

César Rodríguez Valencia

Columnistas

Fórmula para frenar la violencia (I)

La mayoría de estos jóvenes no lograron terminar el bachillerato, y muchos de ellos ni siquiera la escuela primaria

La violencia en Panamá no la están generando los intelectuales o académicos de ninguna naturaleza, porque a nadie le puede pasar por la mente que una persona emplee toda su vida a estudiar y a superarse para dedicarse después a la violencia.

Los malos ejemplos de algunos dirigentes, la falta de concientización en la actividad educativa y el desesperado deseo de consecución del dinero fácil, ha ocasionado que muchos jóvenes panameños y de todo el mundo, transiten por el sendero equivocado de la droga, la destrucción y el crimen, sin ninguna clase de reparo o de remordimiento.

La mayoría de estos jóvenes no lograron terminar el bachillerato, y muchos de ellos ni siquiera la escuela primaria. En consecuencia, la violencia en Panamá se podrá asociar al exagerado grado de ignorancia e injusticia en que viven los habitantes del país.

Convencido de que con un poco de inteligencia se puede contrarrestar la violencia en Panamá, en el Gobierno pasado, mediante carta dirigida a Lucy Molinar con copia al presidente y a Papadimitriu, propuse la implementación del Bachillerato en Ciencias validado en un solo examen, como ocurre en nuestra hermana República de Colombia, pero, debido a la falta de sentimiento y vínculo laboral de Lucy con la docencia, mi propuesta no fue valorada.

En este Gobierno volví a insistir sobre la validación del Bachillerato en Ciencias en un solo examen, y actualmente, mi propuesta reposa en el despacho del presidente de la Comisión de Educación, Cultura y Deporte, H D, Juan Miguel Ríos, esperando su opinión.

Tengo el convencimiento de que muchos panameños no han podido terminar los estudios secundarios, algunos por problemas económicos y otros por inconvenientes ajenos a su voluntad, como es el caso de la incompatibilidad de labores con el tiempo disponible, o las mujeres por haber contraído obligaciones inesperadas al quedar embarazadas, y tienen, luego, que dedicarse a trabajar para sacar adelante una familia. Sigue...

PROFESOR DEL DEPARTAMENTO DE FÍSICA, UP.