Temas Especiales

07 de Apr de 2020

César Kiamco, hijo

Columnistas

USMA: cincuenta años haciendo patria

Entre él y mi madre, que enseñó algunos años en ciencias sociales en los 70, me llevaban, porque no tenían con quién dejarme

USMA: cincuenta años haciendo patria
USMA: cincuenta años haciendo patria

La Universidad Católica Santa María La Antigua (USMA) cumple 50 años de fundación y no se ‘fuman en pipa'. Cuando nací ya formaba parte de la familia usmeña, porque mi padre enseñaba a los grupos iniciales de ingeniería civil desde 1967. Cuando terminé mi secundaria hice exámenes de admisión en otra universidad local, en la que mi abuelo había formado a una pléyade de otros ingenieros, pero una decepción me llevó directo a la ‘Universidad de mi papá', a la que él iba casi todas las tardes al salir de su ‘otro' trabajo.

Entre él y mi madre, que enseñó algunos años en ciencias sociales en los 70, me llevaban, porque no tenían con quién dejarme. Lo que no sabían es que esa exposición me llevaría a querer sin límites el ambiente universitario. Me sentaban como alumno en las aulas y yo caminaba libre por los pasillos de sus sedes en el Arzobispado frente a la Plaza Catedral, en la escuela detrás de la Iglesia de San Francisco frente al Teatro Nacional, el Colegio del Colegio Javier de Perejil y su ‘nueva' de la Tumba Muerto.

Ya como estudiante disfruté con una generación entera el rigor de la academia bajo la dirección y guía de profesores entregados que nos llevó hasta la investigación y experimentación de temas innovadores y de aporte nacional que eran la meta de hacer tesis para graduarse, resultando en formación buena a la que deberíamos volver.

Junto a esa vida académica vibrante tuvimos una vida universitaria como debe ser, llena de experiencias desde ser simple representante de salón ante el gobierno estudiantil o cantar en el coro hasta hacer teatro en pueblos del interior hasta salas llenas de estudiantes y público reflexionando sobre la situación política del país en pleno fin de la dictadura, pasando por organizar giras deportivas o novatadas con el mejor nivel y manifestaciones por el respeto a nuestros derechos. Fueron años intensos que incluyeron ser parte de una generación maravillosa de presidentes de AEUSMA con gente como Alejandro Lorenzo, Ramón Anzola, Carlos Reynolds, Irene Perurena, Francisco Fong y otros que nos siguieron, sin olvidar la presencia de la gran Julieta Jované, cuya corta vida nos recuerda con cariño a los compañeros de siempre.

Esos tiempos nos obligaron a hacer conciencia y defensa de los valores ante lo que simplemente ‘estaba mal', que nos persiguió y nos golpeó en la calle y nos trató de bajar la moral, afortunadamente sin éxito. Esos tiempos formaron, como lo ha hecho la USMA toda su vida, no solo profesionales de primera línea, sino líderes y emprendedores que se destacan haciendo gala de la formación integral que muchos no entienden, pero que contribuyen a un mejor país, todos los días.

Unos 30 000 egresados han pasado por las aulas de la USMA, que fue la primera institución de educación superior particular, lograda contra viento y marea con cambios de una época importante, generando una verdadera opción. Esos egresados son testimonio de esa formación y siguen siendo inspiración para mantenernos mejorando la educación superior a la que tanto cuestiona la actual sociedad. De ahí el llamado a seguir siendo faro, pero con destino distinto, que guíe hacia un Panamá que crea que los valores son importantes e imprescindibles y que sea formadora de esos líderes de bien que el país busca y se mantiene necesitando.

Un gran y orgulloso saludo a todos los que han pasado y querido a la USMA en estos 50 años, bien vividos.

*MIEMBRO DE LA JUNTA DE DIRECTORES DE LA USMA.

==========

‘Unos 30 000 egresados han pasado por las aulas de la USMA, que fue la primera institución de educación superior particular...'