Temas del día

28 de Feb de 2020

Reisa Mirella Vega

Columnistas

No quiero ser millonario: enseña a ser humanista y solidario

El Dr. Mauro Zúñiga Araúz es un hombre que ha dado la cara por Panamá.

El Dr. Mauro Zúñiga Araúz es un hombre que ha dado la cara por Panamá. Un hombre que arriesgó no solo su vida, sino su carrera y su familia por ese sentimiento de defensa, no a la patria ni a la nación panameña, sino a la dignidad de los hombres y mujeres que vivíamos, algunos cegados, quizá muchos por la ignorancia, otros por el conformismo y muchos por intereses.

No quiero ser millonario, su obra literaria más reciente, me lleva a mirar desde las más profundas realidades los sucesos que enmarcan las historias de vida de los personajes que allí conviven, en especial la de Mario.

El contexto se desarrolla en un humilde poblado del país, Bejuquillo, donde las carencias son muchas, pero el amor a las raíces y al legado familiar se lleva en el alma.

Pese a las muchas adversidades, una familia busca, como un paleativo, salir de la pobreza y marginalidad; pero desde la mirada de un niño, feliz, por no entender las vicisitudes de la vida.

La identificación del personaje de la obra lo ubican, por sus características físicas, en la población indígena y campesina que existen en nuestro país. Esta novela narra y describe situaciones de la vida con tanta profundidad, que el lector se adentra en la trama. Desde su inicio al final: el amor a la tierra y su caserío es lo que hace feliz a Mario Martínez.

La felicidad se escapa cuando Mario enfrenta la muerte del ser más querido, su madre. Este doloroso suceso, unido al aprovechar nuevas oportunidades, descubre en él la inquietud por curar.

Destaca el autor en la obra valores como: la amistad, la solidaridad, el agradecimiento, la empatía, la ética y el amor. Pero también hay en la obra personajes recurrentes que transmiten la mezquindad, la soberbia, el orgullo y el egoísmo.

Las oportunidades de superación, estudios y trabajo son importantes en este relato, pues cada acontecimiento vivido por Mario marca metas para alcanzar un sueño: ser médico.

Gracias a sus esfuerzos, Mario logra superar cada uno de los obstáculos, que lo pueden llevar a perder su objetivo, por lo que las pruebas de conocimientos en la Facultad de Medicina de la universidad son superadas con éxitos.

‘Convertirse en médico para curar enfermos y ser un hombre feliz'. Noble propósito.

La obra, No quiero ser millonario, recoge también las impotencia de este médico, al enfrentar las vicisitudes de no poder curar en algunos casos y ver morir a sus pacientes por múltiples causas, entre ellas las carencias en los hospitales y centros de salud. Enfrentarse con la triste realidad de la vida. Nacemos y morimos. Pero que es necesaria la puesta en práctica en los hospitales y centros de salud de programas de ayudas a los enfermos.

La solidaridad es uno de los valores que más presenta la obra de Mauro Zúñiga.

El doctor se enfrenta a la realidad de lo que acontece en los hospitales públicos del país y se solidariza con los enfermos. Prueba de ello es la fundación Bejuquillo que ayuda a los enfermos que más la necesiten.

La novela, No quiero ser millonario, abre el marco impuesto por nuestra realidad consumista y competitiva a la otra expectativa, a ese don de que convivimos con seres iguales a nosotros. A ser humanistas y solidarios.

*VICEDECANA DE LA FACULTAD DE COMUNICACIÓN SOCIAL - UNACHI.