Temas Especiales

30 de Nov de 2020

Belisario Herrera A.

Columnistas

Conflicto a resolverse mediante el diálogo

Por algunos medios nacionales e internacionales, me he enterado del conflicto que se ha venido incrementado en el área fronteriza entre Colombia y Venezuela

Por algunos medios nacionales e internacionales, me he enterado del conflicto que se ha venido incrementado en el área fronteriza entre Colombia y Venezuela en que para muchos menos enterados, ignoran que es una pieza más en el plan de descrédito y desestabilización orquestado par los sectores ultraconservadores de EE.UU., con suficiente poder dentro de ese Gobierno y que maniobra en contra de la voluntad del propio presidente Barack Obama. Precisamente en estos tiempos en que es notoria la gestión de aquel mandatario por atemperar las hostiles relaciones que existieron por largas décadas entre EE.UU. y Cuba, haciéndose realidad las normales relaciones diplomáticas entre ambos Gobiernos, en tanto están en marcha dentro de las respectivas comisiones acordadas bilateralmente, para resolver las viejas causas de conflictos que hasta ahora han prevalecido y que el principal garante para este deshielo ha sido la oportuna orientación del papa Francisco.

Luego de esta útil digresión referente al conflicto a que nos referimos que está en marcha en la frontera limítrofe entre Colombia y Venezuela, creemos que a la República Bolivariana de Venezuela, en base a su derecho constitucional y en aras de su seguridad y soberanía, le asiste la razón para asumir las medias que ha tomado, ya que no se puede negar que en esa área militan elementos mafiosos y paramilitares, el contrabando más descarado y delincuentes de todos los pelajes que naturalmente han perjudicado la sana convivencia de colombianos legalmente establecidos.

Pero que el presidente Santos lo ha manejado muy apasionadamente, y que los uribistas atizan maliciosamente contra su administración, en las actuales circunstancias en que el mandatario colombianos tomó como bandera de lucha, notoria en su campaña electoral, que le permitió salir victorioso para mantener en sus manos las riendas del Estado, en su afán de lograr la paz, mediante unas negociaciones muy adelantadas con las FARC.

Llegar a un diálogo respetuoso entre ambas partes en lo que respecta al conflicto fronterizo, con algunas mediciones que sugieren, en busca de soluciones viables, echaría por tierra por completo la estrategia de la ultraderecha colombiana, que busca hostigar las actuales relaciones entre ambos países y a su vez minar la estabilidad regional.

La crisis y los conflictos regionales entre los distintos países del área atentan contra un concepto estratégico para América Latina, que es mantenerse como una zona de paz, según proclamación realizada en la cumbre de la CELAC en La Habana. Por lo que nos atrevemos a subrayar que el conflicto entre Colombia y Venezuela sería un logro importante para los sectores más retrógrados, aliadas a las fuerzas oscurantistas de Estados Unidos.

ABOGADO Y PERIODISTA.