Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Ricardo D. Salcedo Suárez

Columnistas

Desperfectos en esclusa del Canal

Con incómoda sorpresa se informó hace varios meses que existían preocupantes filtraciones de agua en la pared de una de las esclusas.

Con incómoda sorpresa se informó hace varios meses que existían preocupantes filtraciones de agua en la pared de una de las esclusas de la ampliación en construcción, en el sector del Pacífico del Canal. Ahora anuncian que hay nuevas rajaduras en otras paredes.

En la fotografía publicada, entonces, se apreciaban líneas horizontales de chorros pequeños y chorritos en la pared construida, entre el primer y segundo escalón, indicando que se ha producido una deficiencia en su construcción: o por insuficiencia de mejor hermeticidad en el diseño —o en la construcción— de la junta de construcción entre vaciados de hormigón; o por vibración inadecuada de la mezcla vaciada para evitar bolsones de aire llamados ‘comején ', especialmente si la fabricación del hormigón de ese día sufrió de alguna deficiencia favoreciendo el comejeneo; o por insuficiencia de refuerzo de acero vertical, transversal a la junta, para soportar las presiones de agua hacia el hormigón ( concrete ) armado; o por configuración de juntas frías, de hecho, por demorados vaciados de hormigón; o por suma de varias causas.

En contraste, en otras paredes de las esclusas en construcción no se ha producido ningún tipo de filtraciones ni tampoco de ‘sudado ' —o ‘seepage ' en inglés— y que no entrañarían amenaza estructural, como ocurre en las paredes de represas de Madden Dam y similares, en donde se aprecia humedad en caras internas sin peligro de chorro, desde hace más de cien años.

Según han postulado los diseñadores-constructores, las filtraciones del primer caso se debieron a insuficiente colocación de barras de acero —en los lugares que se produjeron— ante una condición específica de presiones de agua. Presumiblemente por falla en el diseño y no por errónea omisión de colocación de refuerzo ni por escasa longitud de empalme de barras amarradas para transmitir esfuerzos ni por otros defectos constructivos. Para componer la situación creada, los constructores-diseñadores planean perforar las paredes afectadas y colocar más barras de refuerzo vertical y unas diagonales, a lo largo de la línea en donde se originan las filtraciones, en cantidad y tamaño suficiente, para, con nuevo hormigón, eliminar los chorritos y el peligro de un colapso estructural. Además, probablemente, para tapar las áreas perforadas, diseñarán una mezcla de hormigón especial para bombearla a presión con un sellador, el mismo que previamente lo inyectarían para empapar todas las áreas de unión del hormigón existente con el nuevo de la reparación, para propiciar la mayor impermeabilización y adherencia.

Con el método descrito se perseguiría contrarrestar la deficiencia en diseño —o en construcción— con la aplicación de la reparación más económica para evitar demoler toda la pared por encima de la línea de filtraciones y reconstruirla con una junta de construcción más eficiente en su perfil, refuerzos, mezcla y colocación. Por su significación, lo ocurrido abre un abanico de interrogantes, entre ellos: 1) ¿en juntas donde no se han producido filtraciones es porque no se ha repetido la condición que las produjo donde las hay?, ¿se van a repetir tales condiciones en todas las paredes construidas para probarlas?; 2) ¿se colocarán tales refuerzos en todas las juntas de paredes construidas y por construir?, ¿o en algunas no?; 3) se informó que el contratista-constructor decidió reparar un quicio y reforzar otros seis de los denominados ocho nichos de las compuertas ¿por qué no todos? 4) las rajaduras que siguen apareciendo fuera de las juntas ¿a qué causa se deben? Se espera que las preguntas que surjan se resuelvan satisfactoriamente.

Los constructores, observadores y autoridades están pendientes de que con la planificada reparación se resuelvan todos los desperfectos, porque, si no, y de tener que recurrirse a soluciones más costosas, cuya responsabilidad es del contratista-constructor, el país dejaría de percibir el cobro del uso de esa ampliación por tiempo no contemplado, mientras se ejecuta la reparación. Se afectaría su recuperación de la inversión y la competitividad frente a otros pasos de navegación del comercio mundial, con pérdida de negocios presentes y futuros.

INGENIERO CIVIL.