Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Luis Carlos Ortega Alemán

Columnistas

Apostemos por el talento

Las políticas económicas implementadas para satisfacer las necesidades de los Estados en desarrollo deben ser influenciadas

Las políticas económicas implementadas para satisfacer las necesidades de los Estados en desarrollo deben ser influenciadas por las estrategias laborales exitosas implementadas en las microempresas, ya que la concentración de sistemas adecuados para llevar a cabo el desarrollo de un proyecto en una pequeña compañía y que compita en el mercado ofreciendo un producto o servicio, es mucho más eficiente que iniciar con un capital de inversión a grosso modo , porque estaríamos solventando estabilidad laboral y productiva para los años venideros a su conformación o creación, debido a la capacidad y desempeño de los trabajadores. Así pues, no pondríamos nuestra fe en las macroinversiones que en el futuro sus acciones puedan verse afectadas debido a los cambios constantes.

Claro está que hoy el trabajo como obligación social, es necesario para subsanar nuestras necesidades, puesto que no todos contamos con el poder adquisitivo para emprender un negocio propio. Contrario a ello, nace la idea peyorativa que invade nuestra dignidad al desear obtener un trabajo que contemple nuestras aspiraciones salariales sin la certeza o el conocimiento del compromiso a enfrentar, y es aquí en donde a duras penas las pequeñas empresas puedan reflejar un crecimiento promedio y competir en el mercado, debido a que generan más en gastos de inversión sobre proyectos internos de capacitación de personal, sin siquiera reconocer la destreza o el talento solicitado para tal actividad.

Es por ello que tales ‘investigaciones ' arrojan resultados que no hacen más que decidir por la cruda y nefasta idea de los directivos en ofrecer ‘oportunidades ' bajo una óptima producción a menores costos de mano de obra. En términos simples, resulta en muchos casos la renuncia del proyecto catalogado como innovador y decidir recurrir a préstamos bancarios para satisfacer los planes de producción tan esperados.

Entonces veremos, como solución a esta discrepancia, que las teorías de recursos humanos para pequeñas empresas inician con un sistema de colocación de puestos de trabajos adecuados a los roles especializados por los individuos y no tomar la adivinanza como respuesta para cubrir una necesidad laboral, puesto que al paso del tiempo puede contraer difíciles consecuencias para la corporación el tratar de reparar el daño o los gastos generados.

ABOGADO