Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Avatar del Modesto A. Tuñón F.

Modesto A. Tuñón F.

Columnistas

Maestro en casa

Hace poco la televisión local dio una buena noticia sobre educación

Hace poco la televisión local dio una buena noticia sobre educación. Un poco más de quinientas personas habían culminado estudios en niveles de premedia y media dentro del programa del Maestro en casa. Lo importante del hecho es el origen popular de los estudiantes, quienes aprovecharán su formación para alcanzar otra dimensión profesional que no tuvieron en su juventud por falta de estos niveles escolares.

La información no abundó en datos sobre el proyecto, que la congregación jesuita impulsa en Panamá, a través del Instituto Panameño de Educación Radiofónica (IPER). Su objetivo es ‘Facilitar la educación, a jóvenes y a adultos, a través de un sistema de educación a distancia, eficiente, inclusivo y participativo, con la finalidad de que más personas puedan incorporarse al desarrollo socioeconómico, cultural y político del Estado panameño'.

Años atrás, durante una experiencia de capacitación de expertos en comunicación en Centroamérica, que se realizaba en San José, Costa Rica, tuve oportunidad de intervenir como expositor del Centro de Entrenamiento de Radio Nederland (RNTC) y conocí la experiencia que llevaba adelante el correspondiente instituto en ese país, encargado de promover este intenso modelo en las comunidades rurales y urbano marginales.

El caso costarricense no era el único. Además ya existía una red en la que participaban otros centros semejantes en Nicaragua, Guatemala y Honduras. Un grupo de radioemisoras transmite clases en diferentes horarios, se asignan tareas, se aplican pruebas para alcanzar una calificación y avanzar como en la escuela formal. Existe la primaria, premedia y media, donde puede lograrse hasta un bachillerato.

En Panamá se iniciaron los trabajos en 2001, a través de radio Hogar y se constituyó el IPER, gracias al esfuerzo del padre Fernando Guardia. Se avanzó en una primera etapa para ofrecer el pensum correspondiente al nivel de primaria; para tal efecto se contó con un aval del Ministerio de Educación, que emitió el resuelto N°. 45 de 27 de marzo. Ese año hubo una primera promoción de 162 personas que lograron su certificación de sexto grado. Luego se reconoció la formación de premedia, a través del resuelto 1356 de 2006 y con la disposición 3039 de 2012, se estableció el bachillerato en comercio, en modalidad de autoinstrucción. Se cuenta con una red de 14 estaciones de radio tanto estatales, privadas y religiosas que se encargan de transmitir las clases y se constituyen en el aula no presencial. Ellas están situadas en todas las provincias desde Chiriquí hasta Darién.

En su más reciente informe, IPER ha expuesto cifras sobre los egresados de sus cursos, que en preprimaria corresponden a 3014 y en el año 2015, se tuvo la primera graduación de 233 bachilleres en comercio. La educación en estos últimos se ofrece mediante la técnica de autoinstrucción; no es a través de la radio, sino que el interesado busca sus paquetes y en casa organiza sus estudios, bajo un seguimiento del programa. Uno de los valores del esquema académico es el aporte de los voluntarios, personas con experiencia en el campo pedagógico que actúan como tutores y brindan una guía a estudiantes para ayudarles con los problemas que confrontan y promueven la adquisición del aprendizaje.

El programa Maestro en casa es quizás la más exitosa iniciativa en el campo de la formación de adultos que se haya impulsado en el país; no obstante existir desde 2001, la última de las experiencias de este tipo establecidas en Centroamérica. El proyecto ha organizado sus propias estrategias para alcanzar un objetivo de instruir a personas sin posibilidades en su vida.

Las cifras de los resultados son un esclarecedor balance, pues cambian el destino de un importante sector social que cuenta con nuevas oportunidades y perspectivas para mejorar su vida.

PERIODISTA Y DOCENTE UNIVERSITARIO.