La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Nov de 2019

Ricaurter Paz

Columnistas

¿La dignidad no se vende ni se regala?

Hay personas que venden su dignidad por unas cuantas monedas sucias

Hay personas que venden su dignidad por unas cuantas monedas sucias. Se la entregan a un jefe corrupto, manipulador, mentiroso, y atracador del erario de una nación. Lo hacen para no perder sus canonjías; quieren seguir viviendo de la ilusión de la impunidad que su jefe le concedió por su lealtad a la corrupción y esclavitud. Hay artículos que señalan que el esclavo no lo trataban como ser humano, sino como un objeto.

Según Wikipedia: ‘La dignidad, o ‘cualidad de digno' (del latín: ‘dignitas', y que se traduce por ‘valioso') hace referencia al valor inherente al ser humano en cuanto ser racional, dotado de libertad y poder creador, pues las personas pueden modelar y mejorar sus vidas mediante la toma de decisiones y el ejercicio de sus libertades'.

La dignidad humana es un valor o un derecho inviolable e intangible de la persona, es un derecho fundamental y es el valor inherente al ser humano, porque es un ser racional que posee libertad y es capaz de crear cosas. Esto quiere decir que todos los seres humanos pueden esculpir, cambiar y mejorar sus vidas ejerciendo su libertad y por medio de la toma de decisiones. La persona debe ser merecedora de respeto, sin importar, si eres negro, blanco o amarillo. Hay que respetar los DDHH de cada individuo, no importa cómo sea. Al reconocer y tolerar las diferencias de cada persona, para que ésta se sienta digna y libre, se afirma la virtud y la propia dignidad del individuo, fundamentado en el respeto a cualquier otro ser.

Hoy en día estoy luchando para que se me respeten mis DDHH y mi dignidad como ser racional, dotado de libertad para poder disentir y ser respetuoso de la Constitución nacional. La dignidad humana juega un papel importante en el individuo, se define como: la decencia, caballerosidad, nobleza, lealtad, generosidad e hidalguía. No tengo por qué empeñarla, venderla y mucho menos regalársela a una persona abusadora de los DDHH. Hay jefes que abusan de la dignidad de muchos trabajadores que ayudan al desarrollo de una nación. Quieren mantenerlos bajo un régimen de esclavitud y tensión para seguir alimentando su ego mercantilista y seguir abusando de los DDHH.

Un individuo no debe vender ni empeñar su dignidad, por un favor familiar político, por canonjías ni por servilismo. La dignidad no se vende, por muchas necesidades que una persona tenga, no debe venderla. Es un derecho adquirido desde que naces y tienes uso de razón. El que vende su dignidad o la regala, está contribuyendo con los atracadores para que sigan haciendo fortunas con la plata de todos los contribuyentes de una nación. Un individuo con un alto grado de materia gris, no va a regalar ni va a permitir que le compren su dignidad por unas cuantas monedas sucias. ¿El miedo de los parroquianos da el triunfo a los tiranos?

COMUNICADOR SOCIAL Y ARTISTA PLÁSTICO.