23 de Feb de 2020

Guillermo Rolla Pimentel

Columnistas

Panameñidad primero

El progreso acaricia tus lares con torres que no repican y gente cansada de esperar por un Panamá mejor

Panameñidad primero
Panameñidad primero

El progreso acaricia tus lares con torres que no repican y gente cansada de esperar por un Panamá mejor. Los principios nacionalistas y la lucha por el desarrollo social y cultural, lógicas consecuencias del abandono colonialista que narra nuestra historia, han llevado a los conceptos políticos de soberanía y neutralidad; para llevar a sus pueblos a crear y servir al mundo por su posición geográfica con eficacia, seguridad y paz.

Los conservadores, liberales. militares e inclusive oportunistas mimetizados de populistas, nos han desviado de nuestros destino marcado por el pueblo el 9 de Enero del 64. Hacia un Panamá primero. Avanzando en lo que pudieron y tranzando en lo que no pudieron, las intervenciones invasiones fueron marcadas por la dependencia a intereses ajenos, mercantiles, diplomáticos, bancarios y militares de otras regiones (EE.UU., Medio Oriente).

El 9 de Enero del 64 se fijaron las pautas concretas. Soberanía total, neutralidad real y disminuir la dependencia económica para permitirnos cultural y económicamente el desarrollo social que la ciudadanía ha creado y se merece. Los Tratados firmados siempre fueron objetados porque fueron motivados por manejos mercantiles y militares. En 1904, por accionistas extranjeros; en 1964, por militares que se escondieron, persiguieron y apresaron a los héroes. En 1976, nos hicieron ‘protectorado ' que permitió la invasión en 1978. Es decir, la epopeya panameña tiene que mantener un contenido conceptual de panameñidad y neutralidad y no de nombres que no tuvieron las agallas ni las espuelas del arrojo patriótico de la gente del 9 de Enero 64.

Hoy, que pasaron 36 años de dictadura y colonialismo, y que tenemos un nuevo canal nuestro y que aún debemos, tenemos que asegurarnos de que por la fuerza ajena la razón, por ser ‘protectorado ' no se reconozca nuestra decisión de absoluta neutralidad y amistad con todo el ‘mundi '. El dueño del Canal es el Pueblo panameño, no el comercio internacional. Aquí, como todo se rige por nuestra leyes, estrategias y diplomacias y reglamentos, así como damos pro mundi servicio, así internamente tenemos nuestras regulaciones soberanas en el área monetaria, bancaria, OCDE y cualquier otro organismo transnacional. Internamente como demócratas, el Gobierno tiene que estar al servicio del pueblo. Los usuarios, los consumidores, los niños, las embarazadas, los niños, los discapacitados y los viejos son los únicos que pueden tener un trato preferencial.

Los productores, distribuidores, empresarios, inversionistas deben disponer de apoyo tecnológico, legal y de las facilidades para que sirvan al pueblo, según las reglamentaciones mercantiles, sanitarias, etc. Regulaciones que deben proteger a sus clientes de explotaciones usuras u otra cualquier ilegalidad, pero facilitar su crecimiento en función de crear empleos bien remunerados y producir productos de calidad al menor costo factible. El crecimiento económico debe servir al desarrollo social, especialmente en producción de alimentos y nutrición. Otras áreas básicas son el agua y los medicamentos, especialmente en las regiones campesinas y comarcales. Es en esos aspectos que los gremios empresariales deben apoyar a sus agremiados para cumplir con el país y los ciudadanos que son su mercado.

Efectivamente el público, la opinión pública, el Minsa y la CSS son los macromercados locales.

La prevención, la educación en salud por los medios de comunicación social, el apoyo del Estado a las universidades para perfeccionar sus laboratorios y personal, son mecanismos concretos con que los empresarios pueden colaborar con sus colaboradores y usuarios.

Esta visión histórica nacional no es xenofóbica, puesto que aquí colaboramos, permanecemos y trabajamos panameños de muchas procedencias y etnias. El sudor y la sangre se han mezclado para crear esta patria con su desarrollo, su cultura y su canal.

El mundo frío sigue guerreando por monedas mercados, armas, petróleo. Los países de grandes corporaciones compiten entre sí hasta las guerras. Los bancos crean listas negras para sabotearse. Las peleas por el dinero las mezclan con los impuestos y después disfrazadas de lucha contra el narcotráfico y el terrorismo. Los cubanos siempre han logrado apoyo para su mercadito por Rusia, China, Torrijos, Chávez y ahora Obama.

En Panamá se iniciaron con contrabando desde Bazán. Las relaciones diplomáticas fueron para exportar mercancías del canciller de Panamá. Ahora es igual, por los exportadores de EE.UU. la verdadera razón del acercamiento diplomático.

Por ese negocio el Gobierno de Cuba se prestó para colaborar con la dictadura militar de Torrijos y perseguir a los exilados panameños por varios países.

El nuevo canal se abrirá pronto. Pero hay que mantener presente que esto es el resultado de muchos sacrificios y herencias generacionales. Que en el Canal tenemos que tener presente que están pendientes la soberanía total, la neutralidad real y el desarrollo social.

Que en esa inversión están el agua, los riegos, las carreteras, las aceras, las escuelas que ahora está construyendo un Gobierno que piensa que Panamá es primero.

Que esa ampliación para servir al comercio mundial ha consumido los recursos que debemos todavía invertir en agua, alimentos, educación y tantas cosas aún no son bellas y que ahora es la prioridad del pensamiento de panameñidad del actual Gobierno.

Leopoldo Aragón se incineró para que Panamá tuviera conciencia de que el Tratado el Canal tenía que ser superado por lo dicho el 9 de Enero 64 y no dejáramos para las futuras generaciones que son las de hoy, la tarea de luchar por la Paz con una NEUTRALIDAD EFECTIVA.

Soberanía y Neutralidad son dos conceptos que deben estar ligado al Canal.

MÉDICO Y EX MINISTRO DE ESTADO.

==========

‘El nuevo canal se abrirá pronto. Pero hay que mantener presente que esto es el resultado de muchos sacrificios y herencias generacionales'