Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Avatar del Ernesto A. Holder

Ernesto A. Holder

Columnistas

Perdonen la ironía

Este tema cansa pero es necesario. Allí va de nuevo

Perdonen la ironía
Perdonen la ironía

Este tema cansa pero es necesario. Allí va de nuevo. La Presidencia de la República emitió un comunicado de prensa el jueves pasado que un diario local tituló: ‘Gobierno pide recomendaciones para redactar una ley anticorrupción '. Pensé que a estas alturas ya sabríamos qué hacer. Solo habría que ver todos los artículos de opinión que se han escrito al respecto, por lo menos en los últimos cinco. Temas como este, la seguridad, los tranques, la educación, etc., son discutidos en demasía, como para no saber por dónde comenzar.

La nota señalaba que: ‘La Presidencia de la República pedirá ‘sugerencias y recomendaciones' (...) Se pide que los aportes aborden temas como conflicto de interés, protección a denunciantes, fortalecimiento de instituciones de lucha contra la corrupción, prevención de la corrupción en la contratación pública y sanciones penales contra la corrupción... '. Quiero pensar que el enfoque no es solo sobre el tema de las contrataciones. Corrupción hay en todas las esquinas del quehacer humano y, aquí, hasta en los huecos de las calles. La pretendida ley debe redactarse desde una perspectiva más holística.

Por lo que dice la nota de prensa, quiero pensar que se están dando los pasos para cumplir con los ocho capítulos y 71 artículos de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, de la cual Panamá es signataria. El Capítulo III toca los temas mencionados en la nota y además: ‘Soborno de funcionarios nacionales, malversación o peculado, apropiación indebida u otras formas de desviación de bienes por un funcionario, tráfico de influencias, abuso de funciones, enriquecimiento ilícito, soborno en el sector privado, malversación o peculado de bienes en el sector privado, blanqueo del producto del delito, encubrimiento, obstrucción de la justicia, responsabilidad de las personas jurídicas, participación y tentativa, peritos y víctimas, consecuencias de los actos de corrupción, etc. '. Esa Convención entró en vigencia en diciembre de 2005, por lo que los dos últimos Gobiernos no hicieron su tarea y por el tiempo transcurrido, este Gobierno debe asumir algo de responsabilidad en la demora.

Robert Fritz señaló que: ‘Arreglar algo significa que podemos tomar lo que existe y repararlo. Rediseñar algo significa comenzar a partir de la nada y reconsiderar las premisas básicas que nos guían '. Creo que para avanzar este país por la senda del desarrollo colectivo y garantizar mejores condiciones de vida para todos, particularmente los más necesitados, hace falta una profunda revisión de lo que somos, ante todo como colectivo social. Las ‘recomendaciones y sugerencias ' es mejor que no estén fundamentadas en nuestras ‘premisas básicas ', esas que sostienen que ‘el panameño es como es ' y ese ‘es como es ', a todos los niveles, es lo que marca la conducta cultural actual. Entender, por ejemplo, que la impunidad es el motor de cada acto de corrupción antes de escribir la primera línea de cualquier ley.

Deetz, Tracy y Simpson sugieren que ‘La cultura involucra las suposiciones más básicas de las personas sobre la naturaleza de su mundo y de las personas que lo habitan '. Pasarse la luz roja, presentar un trabajo universitario copiado del Internet, licitar por un precio y ofrecer coimas. Esa es nuestra cultura y estoy seguro de que podemos listar un sinnúmero de tipologías. Por ejemplo, hay un dejo de corrupción en un sistema que permita que unos se pudran en las cárceles y otros gocen de país por cárcel. No hay certeza del castigo y me es difícil creer que alguien se vaya a atrever a desmantelar toda la estructura de amigos, compadrazgos y socios y la influencia de estos en los negociados y la politiquera, en la estructura legal y de justicia que por décadas han permanecido gravemente comprometidas y responsables de la condición actual.

El esfuerzo por adecentar la cosa publica debe ir de la mano con un intento decidido por reordenar el orden social y económico para beneficiar a los más necesitados. Mejorar la educación para permitir oportunidades a todos los sectores y atacar de frente y de una vez por toda la corrupción, aunque sus amigos y familiares estén involucrados.

Como ya señalé, no entiendo la solicitud, porque creo que el trabajo ya se ha hecho en muchos países y no veo necesidad en partir de cero. Corrupción es corrupción. Las recomendaciones se recibirán hasta el 30 de junio.

COMUNICADOR SOCIAL.