Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Avatar del Lisímaco Jacinto López y López

Lisímaco Jacinto López y López

Columnistas

¡Viva el Canal panameño!

El costo de la magna obra se calculó en más de 5000 millones de dólares

El Istmo de Panamá ha sido una ruta de paso obligado de migrantes y mercancías, desde la prehistoria: de norte a sur y viceversa, de este a oeste, durante la época colonial (Camino de Cruces, Camino Real). En la era colombiana, en 1878, los franceses dan inicio al primer intento de construcción de un canal interoceánico, pero fracasó.

Iniciamos el siglo XX con una cruenta guerra civil, y en 1903 se rechaza el Tratado Herrán - Hay, induciendo nuestra separación el 3 de Noviembre de 1903, pero primero depusimos lutos y arriamos pendones partidistas y, 15 días después, suscribimos el Tratado Bunau Varilla-Hay. Así, después de muchos años de luchas diplomáticas y callejeras para recuperar la soberanía en la franja canalera y, con estas la reversión del Canal, donde los incidentes de 9 al 12 de Enero de 1964 fueron el colofón: suscribimos los Tratados Torrijos-Carter, en 1977, con su programa de descolonización y entrega de la vía interoceánica, administrada por EE.UU., a manos panameñas.

El 1 de octubre de 1979 entran en vigencia los Tratados Torrijos-Carter y sus etapas de ejecución. La Compañía del Canal de Panamá da paso a la Comisión del Canal de Panamá, con una administración mixta hasta el 31 de diciembre de 1999. A partir de ese mediodía, Panamá administra y decide la vida futura del tránsito de barcos por el istmo. En cumplimiento del artículo XII del Tratado de 1977, se constituye una comisión para el estudio de mejoras del Canal, que en 1993 rinde su informe. Una de las alternativas era la construcción de un tercer juego de esclusas.

En el 2006, la junta directiva de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) —presidida por el ministro del Canal, Ricaurte Vásquez, y conformada por Adolfo Ahumada, Guillermo Octavio Chapman Fábrega, Eloy Alfaro De Alba, Norberto Delgado Durán, Alfredo Ramírez Tejada, Eduardo Antonio Quirós Bernal, Guillermo Elías Quijano Castillo, Antonio Domínguez Álvarez, Mario Julio Galindo Heurtematte y siendo Administrador Alberto Alemán Zubieta— aprueba el Proyecto de Ampliación del Canal, con un tercer juego de esclusas, construidas contiguas o paralelas a las de agosto de 1914.

El proyecto de ampliación permite el paso de barcos con más del doble de capacidad de carga y un tercio más de largo y ancho, denominados postpanamax y neopanamax. El costo de la magna obra se calculó en más de 5000 millones de dólares.

El Gobierno del presidente Martín Torrijos Espino llama a consulta constitucional al pueblo panameño el 22 de octubre de 2006 y la propuesta de ampliación fue aprobada por el 76.8 % de los votantes.

El contrato del tercer juego de esclusas se estructuró al amparo de la modalidad ‘diseño y construcción ', de manera que a cada consorcio que compitió se le permitiera presentar su propio diseño del proyecto, con inclusión del de las esclusas, eso sí, respetando, los lineamientos esenciales trazados por la ACP, como, la dimensión de las esclusas, el tipo de compuertas (deslizantes y no abisagradas) y el sistema hidráulico para cumplir con el tiempo de vaciado y llenado de las esclusas. Fue ganado por el consorcio Grupos Unidos por el Canal (GUPC), por un monto aproximado de $3118 millones, contra la oferta de otros dos consorcios que superaron las cifras topes estipuladas en un máximo de $3450 millones. Los trabajos se inician el 25 de agosto de 2009 y el 31 de mayo de 2016 se hizo entrega del nuevo juego de esclusas a la ACP.

El nuevo juego de esclusas es el segundo Canal interoceánico que se construye por el istmo de Panamá. El primero fue el Canal estadounidense que tiene 102 años de uso. Este es el Canal panameño.

1- Porque el diseño es panameño.

2- Los panameños lo aprobamos.

3- Los panameños lo construimos.

4- Los panameños lo estamos pagando y

5-Los panameños lo vamos a administrar para nuestro beneficio y el beneficio del mundo.

Por primera vez, la explotación de la ruta de tránsito está en manos panameñas, será timbre de orgullo para todos los nacionales que fuimos tildados de incapaces de manejar la ruta de tránsito. Lo inauguraremos el 26 de junio de 2016.

Me siento alegre y complacido con esta inauguración.

En agosto de 2006, junto a Mario Galindo y otros molirenas, que apoyamos el proyecto de ampliación, recorrimos el país solicitando el voto ‘sí ', y hoy vemos esos frutos en esta inauguración.

¡Viva el Canal panameño!

CIENTISTA POLÍTICO.