Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Ernesto Quijada Díaz

Columnistas

Renovarse o desaparecer

La sociedad observa con mucha preocupación las cosas que han sucedido en la Universidad de Panamá (UP) y saca sus conclusiones

La sociedad observa con mucha preocupación las cosas que han sucedido en la Universidad de Panamá (UP) y saca sus conclusiones. Las cosas que se han denunciado, incluso por personeros que estuvieron allegados al régimen controlador del actual rector, han denunciado situaciones que avergüenzan a quienes sienten en carne propia el estado actual de la UP.

El mal que abate la UP pasó de un simple resfriado a una septicemia, que corroe casi toda su estructura operativa, administrativa y financiera. Durante 3 períodos consecutivos se ha ampliado la base de lo que la sociedad denomina la ‘corrupción rampante ', diseñada, aplicada y ejecutada desde la Rectoría, en asocio con elementos que se han plegado a las dádivas que obtienen por prestarse para empantanar ese otrora templo sagrado de la educación superior.

Y no lo decimos aquí, por señalar a nadie. Son las denuncias, los escándalos que salen a la luz pública, que investigan nuestras autoridades, los negociados, la venta de los haberes, la baja calidad en los servicios que antes eran orgullo para el estudiantado y muchas otras cosas que se pudieran mencionar, pero no hay espacio para ello.

Lo cierto es, que se entra en la etapa final de la campaña para renovar al rector, a los decanos y a los directores de los CRU. Hay 5 aspirantes al cargo de rector. Tres de ellos conforman una mancuerna para distraer al electorado, pero en resumen están a favor de lograr la reelección, por intermedio de un ‘muñeco de ventrílocuo ' del actual regente de la UP. La profesora Argentina Ying y el Dr. Eduardo Flores Castro son los otros aspirantes al cargo. El Dr. Flores Castro presenta una impecable hoja de servicios y aportes a la UP. Hombre sencillo, asequible, respetuoso, que oferta como principal mérito su nombre, trayectoria y compromiso para rescatar la Universidad de quienes han abusado de ella, durante 3 períodos consecutivos.

Tal es el miedo que le tienen a figura del Dr. Flores Castro, que ya les ganó la vez anterior, por medio de los votos directos, que han tratado de impugnarlo, le están saboteando sus afiches, que dos de los 5 aspirantes van a declinar sus aspiraciones para apoyar a quien a todas luces resulta el ‘escogido ' para mantener el estatus quo actual, lo que representa que se mantenga esa estructura viciada y corrupta que todos conocemos.

Son tan maquiavélicos que, en este período de elecciones, se apresuraron a solicitar partidas adicionales para concretar un aumento a varios miles de profesores, en otro intento más de propaganda subliminal para captar electores. Inventaron un Doctorado Honoris Causa para Rubén Blades, en donde expondrían a sus 3 candidatos en un acto de masas. Situación que no aceptó el artista del mundo, al evaluar que iba a ser utilizado como un estropajo de quien le encanta que le digan Matusalén.

Faltan pocos días para que se genere el tan ansiado período de elecciones. Le corresponden a los estamentos estudiantiles, administrativos y educando darle el valor más efectivo a ese voto. Que la ponderación no sirva de excusa para someter a la UP a otro período de corrupción, retraso y ejidos personales para quienes han vivido pegados a la estructura que se paga con los dineros de todos los panameños. No olviden, hay un aspirante a la Rectoría que tiene todos los elementos necesarios para rescatar nuestra universidad. Hará lo necesario para rectificar el rumbo negativo que lleva la U y en corto tiempo, volverá a renacer la luz que se apagó con las administraciones anteriores. Eduardo Flores Castro es esa figura, sin revanchismos, pero con autoridad, se verán los resultados a corto plazo.

PUBLIRRELACIONISTA.