Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Avelino Bultrón Acevedo

Columnistas

Padres e hijos

‘El mejor legado de un padre a sus hijos es un poco de su tiempo cada día ', Leon Battista Alberti

‘El mejor legado de un padre a sus hijos es un poco de su tiempo cada día ', Leon Battista Alberti.

El tiempo es un bien que no regresa, medido desde nuestro punto de vista por un reloj, días, meses, años, pero es más que eso, porque en cada acción, alegría o tristeza le agregamos o quitamos valor a ese tiempo. Dichosos aquellos padres que aún viven con sus hijos en el seno de una familia consolidada, despertar y saber que cerca están esos hijos, que puede levantarse y observarlos, arroparlos, reír con ellos, escucharlos y corregirlos, si es necesario.

Yo tengo un hija, y por cosas de la vida formo parte de ese porcentaje que no tiene esa dicha de verla todos los días, salvo fines de semana o días de por medio, mantengo contacto con ella por teléfono e incluso por notas de voz, en la medida de lo posible, trato de estar lo más cerca de ella, pero escuchando experiencias de otros (as), me sorprende que haya padres que no llamen a sus hijos por meses, ya sea por disgusto con la madres, por encontrarse en una nueva relación, nada justifica ese distanciamiento; una amiga me comentó incluso que al separarse de su esposo él no ha vuelto a comunicarse con sus hijos, y de eso ya hace más de seis meses.

Hay hombres que al iniciar una nueva relación cortan comunicación con sus hijos y eso es inaceptable, ya que tal como dice el dicho: ‘primero fue lunes que martes ', y nada ni nadie está por encima de sus hijos, no importa la circunstancia; a veces se comete el grave error en pensar que empezar de nuevo es un borrón y cuenta nueva, pero al tener un hijo esto no es así, hay que ajustar algunas cosas respecto al tiempo y vivir en forma que todo esté lo más armónicamente posible, pero si en ese orden la balanza va en detrimento de la relación con su hijo o hija (s), en reducir la frecuencia con que se visitaba o llamaba y peor aún siente que el trato de su hijo no es igual, debe hacer un alto y replantearse si está organizando bien su tiempo.

Cada quien hace sus propias conjeturas y filosofías de vida; pero hay que darle el sitial que se merece a los hijos, en tiempo y en calidad del mismo, los hijos crecen y se hacen adultos, creo que no habrá nada mejor que digan que siempre estuviste ahí como padre.

‘No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos ', Friedrich Schiller.

ADMINISTRADOR DE EMPRESAS.