Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Avatar del Leopoldo E. Santamaría

Leopoldo E. Santamaría

Columnistas

Desgreño... una opinión

El actual director general pareciera no haberse percatado de que la gran mayoría de los funcionarios que lucen el logo ‘humanizándonos '

Agosto del 2012 es una fecha imposible de olvidar, particularmente para la pequeña y mediana empresa, gracias a la supuesta modernización de la Caja de Seguro Social (CSS), encabezada por el Ing. Guillermo Sáenz Llorens, quien fuera promovido por el autoexiliado como experto y sobrecalificado para introducir la tecnología informática y la automatización de los procesos, que harían de la institución, ¡la mejor y más eficiente de la región! En agosto del 2012 se inició el programa denominado SIPE (Sistema de Ingresos y Prestaciones Económicas), para el pago de planillas; el cual, no obstante múltiples seminarios, fue un dolor de cabeza que obligó a recurrir a contadores profesionales, para poder confeccionar las planillas, tarea que antes de la fecha, la hacía cualquiera, bastaba que supiera leer.

A mediados del 2014, la sección de planillas informó que no podía entregar las fichas de comprobación de cuotas, indispensables para tramitar servicios en la institución, debido a morosidad del mes de agosto del 2012. De más está decir que fue preciso volver a pagar; sin embargo, en mayo del 2016, ¡salieron nuevamente con la morosidad de agosto del 2012! Pero lo absurdo e injustificable es que aún pagando el mes corriente, y presentando el recibo de cancelación de agosto de 2012, no entregan las fichas, porque el Sistema registra la existencia de una ‘morosidad de oficio '.

El colmo de la irracionalidad es que, después de la fementida modernización, el Sistema, cuando no se ha caído está lento, de modo que, actualmente, y a pesar de los millones ‘invertidos ' en programas ( software ) y de las irregularidades denunciadas por el exvicepresidente de la empresa proveedora, investigado por el FBI y condenado a prisión, por corrupción, relacionado con el pago de coimas; ‘curiosamente ' hasta aquí no se ha establecido la culpabilidad de un solo funcionario de la CSS. A junio del 2016, la institución no cuenta con un método capaz de verificar que el cotizante tenga derecho a recibir prestaciones. El ex director general fue denunciado por homicidio culposo, asociado a las muertes por la bacteria KPC; afirma no haber tenido conocimiento de negociado con la adquisición de dichos programas; el Ministerio Público continúa investigando, y en breve plazo, no dudo, concluirá el expediente y correrá traslado al Órgano Judicial.

El actual director general pareciera no haberse percatado de que la gran mayoría de los funcionarios que lucen el logo ‘humanizándonos ' pareciera seriamente comprometida en la búsqueda del menor pretexto para negarle atención a los usuarios; como ocurre actualmente, con personal que rehúsa entregar las fichas, argumentando la ‘morosidad de oficio ', importándoles un comino que los asegurados y sus beneficiarios no puedan ser atendidos, a pesar de que la empresa esté al día en el pago de las cuotas. En síntesis, un desgreño, que ni planificado habría resultado tan efectivo para traducir el estado calamitoso en que se encuentra sumida la institución.

Y en medio de este escenario, sin que se conozcan los informes actuariales de los últimos siete años, sobran ‘expertos ' proponiendo el aumento de la edad de jubilación y de las cuotas; la reducción de las prestaciones y del número de beneficiarios e incluso, la eliminación del sistema de reparto puro y su reemplazo por el modelo de capitalización individual; lo que sería, en palabras llanas, la eliminación de la esencia de la seguridad social, que es la solidaridad. Pareciera haber indicios de que los buitres comienzan a agitarse... el desgreño ha generado condiciones inmejorables para vendernos este nefasto proyecto; lo imperdonable sería que lo compráramos... ¿Usted qué opina?

MÉDICO