Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Avatar del Ernesto A. Holder

Ernesto A. Holder

Columnistas

Asuntos importantes

‘... se le ha perdido el respeto, pero la educación humanística es vital para una mejor sociedad '

Asuntos importantes
Asuntos importantes

Varios son los pensadores que afirman que ‘todo está escrito '. Es decir, se refieren a que en lo que llevamos de desarrollo humano e intelectual desde que el homo sapiens predominara sobre las otras especies que rondaron la Tierra, las ideas, la formulación de conceptos para ejecutarlas y beneficiarse o disfrutar de ellas, han sido puestas en el tapete desde hace ya mucho tiempo, a fin de que en el proceso de desarrollo sean creadas y/o perfeccionadas.

Steve Connor, en un artículo publicado en The Independent hace ya algunos años, se refiere a un trabajo del profesor Gerald Crabtree, quien dirige un laboratorio de genética en la Universidad de Stanford en California. Crabtree teorizó que: ‘La inteligencia humana alcanzó su punto máximo hace varios miles de años y desde entonces se ha producido una ligera disminución en nuestras capacidades intelectuales y emocionales '. En el artículo publicado en la revista Tendencias Genéticas , el profesor Crabtree agrega que: ‘Yo apostaría a que si un ciudadano medio de Atenas de 1000 AC fuera a aparecer de repente en medio de nosotros, él o ella podría estar entre los más brillantes y más intelectualmente viva de nuestros colegas y compañeros, con una buena memoria, una amplia gama de ideas y una vista clarividente de asuntos importantes '.

Si eso es así, lo que queda es que esta generación de humanos, tome nota y se enfoque en aquellas ‘cuestiones importantes ': un mejor entorno en donde todos podamos vivir cómodamente y progresar con la asistencia de las tecnologías que el ingenio humano ha creado (en la medicina, por ejemplo, o la comunicación) para detener las amenazas y prolongarla la vida lo más que se pueda.

Me llama la atención la presentación del proyecto que el Gobierno nacional dio a conocer la semana pasada. Este diario informó que el presidente Varela ‘... explicó que el Instituto Técnico Superior del Este seguirá el modelo de países como Singapur, Alemania y otros con una educación de primer mundo... El mandatario recordó que hoy la economía y el mercado exigen valorar las carreras técnicas para suplir la necesidad de 67 500 plazas de empleo en los sectores de turismo, logística, construcción, agricultura y comercio '.

Eso está bien, de cierta forma. Lo que es preocupante es que la tendencia a formar tecnócratas se está cimentando y pareciera no hay vuelta atrás. La educación humanística se ha relegado considerablemente. Hace un tiempo escribí en este espacio que: ‘Debemos pensar siempre que la sociedad que queremos construir a partir de este momento debe incluir políticas educativas visionarias, que sean extensivas a todas las regiones poblacionales del país, (...). Al fin y al cabo, un ambiente educacional adecuado y justo permitirá un desarrollo humano que nos prepare para superar sistemáticamente las actuales conductas decadentes '.

Lo que no dice ese párrafo es que ese ambiente educacional debe preparar profesionales que puedan no solo atender las necesidades que la clase industrial y económicamente dominante requiere para suplirlos de mano de obra calificada para seguir enriqueciéndose. En este intento, se está alejando a ese mismo ser humano de la educación humanística e incluso científica que puede llevarlo a niveles superiores de exploración intelectual para su beneficio y el de la sociedad a la cual pertenece. Solo hay que encender la televisión para darnos cuenta de lo que propongo cuando me refiero a ‘conductas decadentes '.

Si a estas alturas las mentes más brillantes que viven en este inicio del segundo milenio no han sobrepasado con creces a un ciudadano de Atenas del año 1000 AC, con su ‘vista clarividente de cuestiones importantes ', el retroceso que vivimos aquí en Panamá no ayuda mucho a alcanzar a ese individuo.

La propuesta es que entre esos 67 500 jóvenes que la industria requiere para suplir sus necesidades, con un plan educativo adecuadamente balanceado, además de prepararlos técnicamente, estimule entre ellos discusiones filosóficas, provoque su curiosidad creativa y los incite a explorar la apreciación sobre la plástica, la poesía... la literatura. Eso nos llevaría a la educación de primer mundo de los países que el señor presidente mencionó. Aquí se le ha perdido el respeto, pero la educación humanística es vital para una mejor sociedad. El balance entre desarrollo tecnólogo y desarrollo humanístico cultural es importante. Con ese balance tal vez desde aquí, podamos escribir nuevas páginas para el desarrollo de la humanidad.

COMUNICADOR SOCIAL.