Temas Especiales

25 de Jun de 2022

  • Berna D. Calvit

Columnistas

Con las alas perdidas

‘Si la espiral de subsidios sigue aumentando, (...), no habrá otra salida que subir impuestos... '

Los subsidios son tema polémico y complejo que analizan especialistas en economía, sociología y otras especialidades. A nosotros, ciudadanos no especialistas que aportamos con nuestros impuestos, nos interesa cómo se usa nuestro dinero en subsidios. Y no nos satisfacen algunos que poco o nada resuelven, y otros que hacen más mal que bien. Revivió mi interés en el tema leer en La Estrella de Panamá (12/10/2016) que el subsidio que otorgó el Gobierno uruguayo a cinco familias sirias, 42 miembros en total, ‘se irá reduciendo hasta desaparecer en abril de 2017 '. Durante el Gobierno del excepcional presidente Mujica se les ofreció ayuda económica y apoyo ‘para su inserción social a lo largo de dos años '. El período de adaptación, para aprendizaje del lenguaje y capacitación técnica se programó con el propósito de encaminarlos hacia una vida autónoma. Es claro que el caso de los sirios es muy diferente a los subsidios para miles de personas en Panamá, pero me resultaron interesantes los conceptos ‘inserción social ' y ‘vida autónoma '. El subsidio social ‘ayuda o auxilio económico extraordinario que es concedido por algún organismo oficial ' también favorece al sector financiero, inmobiliario y, aunque me cuesta creerlo, a casinos y mineras. Otros, como el subsidio al tanque de gas de 25 galones y la tarifa del Metro beneficia a miles de ciudadanos que, para ‘no alborotar congos ', se mantienen, aunque, como en el caso del tanque de gas, hay abusos comprobados; y que el Metro no resiste seguir funcionando, con eficiencia y seguridad, con una tarifa tan baja (herencia politiquera del Gobierno Martinelli).

El 10/9/2010 El Siglo publicó una descriptiva caricatura de Delmiro que aún conservo; en una hamaca, con una ‘pacha ' de seco aparece acostado un hombre (con gorra PRD) y a su lado la mujer, embarazada; en el suelo, el abuelo con una botella al lado; y un niño flaco con el vientre hinchado frente a un perro esquelético; en la rama de un árbol un loro dice: ‘Pónganse a trabajar... la vida no es solo chupar '. El hombre: ‘¿Trabajar pa'qué?, si mi mujer está en Red de Oportunidades, el abuelo recibe los 100 pa' los 70 y los chiquillos su beca universal '. En un artículo que escribí en 2012 comenté que a una artesana wounaan le preocupaba que su gente estaba perdiendo interés en la cestería; otra artesana lo atribuía a los subsidios gubernamentales, ‘muchos indígenas se conforman con ellos y han dejado de trabajar '. Es así como crece la vagancia subsidiada. Un día en que se entregaban cheques de tres meses acumulados ‘120 a los 65 ', vi a un taxista acompañando a su madre en la fila; me preguntaba si la acompaña al médico o la lleva a pasear; si siempre es tan atento y si la señora necesita ese subsidio. ¿No serían de más beneficio para esos ancianos atención geriátrica gratuita, comedores, albergues, centros comunitarios (alejarlos de los casinos)? La ‘beca universal ', a mi juicio, favorece la mediocridad en los estudiantes. ¿Para qué esforzarse por un 4 o un 5 si con un 3 ‘raspando ' dan $30.00 en primaria; $40.00 en premedia y $50 en la media? La justificación es bajar la deserción escolar, pero sobran pruebas de que lo que baja es la calidad del estudiante. ¿No debería ser la meta elevar el rendimiento académico; premiar el esfuerzo en el estudio? ¿Basta que un muchacho ‘caliente banca ' para que nos cueste $165 millones esta mala ‘inversión '? Tarea diaria de los padres del estudiante será ‘arrearlo ' para la escuela para no perder el subsidio y ¡el colmo!, si el estudiante fracasa (calificación menor de 3), y supera el 3 en el siguiente bimestre, se le da ‘la mesada ' retenida por el fracaso, práctica que extiende a los padres el parasitismo social. ¿Alguien se acuerda de las mochilas y las laptop?

Dice Capital Financiero (9/6/2014): ‘Los subsidios del Estado se duplicaron durante la administración del presidente Ricardo Martinelli; pasaron de $574 millones en 2009 a $1100 millones en 2014, según las cifras oficiales publicadas en los presupuestos generales de la Nación en este periodo '. ‘Según Varela, para este año se tienen los fondos, no obstante, para el 2015 será necesario ‘hacer traslados de partidas de diferentes ministerios', por el orden de $46 millones para cubrir el pago de la beca ampliada en su totalidad. Dijo que el Estado solo cuenta con $129 millones para el pago de la Beca Universal ampliada '. ¿Qué, a quiénes van a sacrificar para mantener un programa de dudosos resultados? En enero de 2014, la vicepresidenta de la República, Isabel de Saint Malo de Alvarado, sobre los subsidios: ‘tienen que otorgarse solo cuando se necesitan... no mantenerlos permanentemente porque le quitas a la gente la ilusión de tener logros por su propio esfuerzo '. Cierto. Pero creo que esa ilusión perdió las alas.

Eliminar subsidios crearía una gravísima crisis al Gobierno, pero deben ser revisados y ajustados, recomiendan organismos multilaterales. Lo que deben hacer es pasarlos por un colador (de huecos bien chiquitos) para eliminar el clientelismo y el ‘juegavivo ', la mediocridad. Si la espiral de subsidios sigue aumentando, dicen los expertos, no habrá otra salida que subir impuestos o seguir endeudando al país. Y como siempre, usted y yo seremos al final de esta cadena, los ‘paganini '. Y sin la satisfacción de ¡valió la pena!

COMUNICADORA SOCIAL.