Temas Especiales

24 de May de 2020

Iván A. Ricord B.

Columnistas

La reacción colombiana ante la Separación de 1903

En la inestable Colombia de 1903, Marroquín asume el poder, luego de derrocar al anciano presidente Sanclemente el 31 de julio de 1900

La reacción colombiana ante la Separación de 1903
La reacción colombiana ante la Separación de 1903

En la inestable Colombia de 1903, Marroquín asume el poder, luego de derrocar al anciano presidente Sanclemente el 31 de julio de 1900. Le corresponde gobernar un periodo (1900-1904) muy difícil de la historia colombiana, el cual coincide con la Guerra de los Mil Días, el rechazo del Tratado Herrán-Hay y la consecuente separación de Panamá.

La noticia de la separación de Panamá no fue conocida en Colombia hasta el 6 de noviembre de 1903, fecha que coincidió con el reconocimiento ‘de facto' de la separación por los Estados Unidos. Durante todo el mes de noviembre otras naciones reconocieron ‘en derecho' a la República de Panamá. Colombia, por el contario, no solo no reconoció a Panamá, sino que durante tres meses, luego de la separación, luchó por rescatarla a la fuerza

Efectivamente, ante la separación, hubo reacciones espontáneas por personalidades, organizaciones, partidos y la comunidad nacional, quienes consideraron que parte de su territorio había sido ‘raptado' por los estadounidenses. Obviamente, exigieron al Gobierno de Marroquín la adopción de medidas urgentes en defensa de la integridad nacional. Hubo protestas en las calles y un malestar general cundió en parte del país. Muchos colombianos se alistaron en batallones de voluntarios para viajar a Panamá a someter a ‘los rebeldes'. Un decreto presidencial aumentó a 100 000 las fuerzas del ejército nacional.

La acción bélica por mar era muy difícil para los colombianos, debido a que los estadounidenses habían concentrado barcos y tropas en los puertos de las ciudades de Panamá y Colón. El periódico El Colombiano de 26 de noviembre, anunció que los Estados Unidos ‘establecerían un bloqueo efectivo sobre las costas del Pacífico y el Caribe colombiano y, se preparan para ocupar los puertos de Cartagena, Santa Marta, Sabanilla y Buenaventura... El presidente Roosevelt ordenó que el USS Praire partiera el 11 de diciembre de 1903 con un batallón de Marines para fortalecer la seguridad en Colón y la línea férrea'. Poco tiempo después se formó oficialmente una brigada provisional en Panamá para defender los intereses del Gobierno de los Estados Unidos.

Ante la imposibilidad del ataque por mar, se intentó una invasión por tierra a través de la sinuosa e intransitable selva del Darién. ‘El 15 de diciembre, el Atlanta localizó alrededor de 500 soldados colombianos cerca del pequeño puerto de Titumate en el Golfo de Urabá. Estas fuerzas y dos destacamentos más —casi 2000 hombres en total— más varios cientos de trabajadores luchaban por abrir un camino hacia Colón a más de 200 millas... Antes de finalizar el mes de enero, los colombianos arrasados por la fiebre, abandonaron su marcha por tierra y regresaron al país'.

Al verse impedidos por medios bélicos, el presidente Marroquín y los colombianos recurrieron a la vía diplomática. Una delegación presidida por el general Rafael Reyes (futuro presidente de Colombia), se reunió con los panameños (T. Arias, C. A. Mendoza y C. Arosemena), el 20 de noviembre de 1903. Hubo ofertas tales como elevar a Panamá a la categoría de Estado Federal, dar beneficios del canal para ser invertidos en el Istmo, así como también la posibilidad de trasladar la capital de Colombia hacia la ciudad de Panamá. A pesar de no encontrar avenimiento en Panamá, Reyes no se dio por vencido y se trasladó a Washington, con el fin de tratar de convencer a los congresistas de que no ratificaran el Tratado firmado entre Bunau Varilla y John Hay. Además, ofreció a Estados Unidos la inmediata aprobación del Tratado Herrán-Hay en sus condiciones originales y exonerar a los Estados Unidos de pagar los 10 millones mencionados en dicho Tratado.

Alegó que los colombianos querían el canal y que las causas del rechazo del Tratado Herrán-Hay habían desaparecido. Al final de su estadía en Washington, Reyes amenazó con denunciar ante la Corte de La Haya a los estadounidenses por su intervención en Panamá. Luego, se dirigió a París, donde le entabló a la Nueva Compañía del Canal francés una serie de demandas para evitar el traspaso de los bienes franceses a los Estados Unidos. Todas sus gestiones fracasaron.

PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ.