Temas Especiales

18 de Jan de 2021

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

Arrancó enero

‘La lucha para hacer nuestros sueños realidad, de un Panamá con justicia y equidad social, no desmaya, se fortalece'

Arrancó enero, con el discurso de Juan Carlos Varela. Antes de pronunciarlo, las redes registraban apatía en la población por escucharlo, al finalizar el discurso los medios reportaban el descontento bajo la frase ‘lo mismo de siempre'.

Tres elementos considero necesario resaltar. Primero, un discurso a favor de los intereses del principal grupo de poder económico de Panamá y Centroamérica, al cual le planteó dinamizar los proyectos de ZLC, Colón Puerto Libre y el Puerto en el Pacífico. Segundo elemento, un discurso que marca la privatización del Idaan y la CSS, donde privilegia el negocio y traslado de los recursos financieros a los grupos privatizadores. Tercer elemento, minimizar la galopante corrupción que impera en la esfera pública y privada, pero que para el presidente son ‘errores cometidos'; debemos recordar que en enero de 2015 los calificó como ‘pecados' y no como delitos. A estos tres elementos una caracterización ‘un discurso carente de autocrítica'; un discurso sin respuestas concreta a los principales problemas que viven las grandes mayorías marginadas de la población.

En enero, también se impondrán las bases del torneo electoral del 2019, iniciando por la elección del magistrado del Tribunal Electoral, donde la partidocracia ofrece votos a cambio de condiciones que favorezcan sus intereses en el torneo electoral; como siempre prevalecerán los acuerdos entre la partidocracia para designar el magistrado. Igualmente la aprobación de las reformas electorales, cuya propuesta en la Asamblea es generar un Código Electoral más antidemocrático, inequitativo y que acentúa el clientelismo político a partir de la distribución del financiamiento público y el financiamiento privado.

Para nadie son un secreto los nubarrones que se ciernen sobre las grandes mayorías marginadas. En enero, inicia la oleada de aumento de precios a los bienes y servicios básicos. En esta línea están programados aumentos de la electricidad, aumento del transporte, aumento de los precios de la vivienda y de la canasta básica de alimentos. Con ello se deteriora aún más el maltrecho poder de compra de los salarios. Igualmente el incremento del desempleo y la informalidad laboral.

Todo parece indicar que seguirá en enero la corrupción, la impunidad, la falta de transparencia en el quehacer público. Estamos ante la presencia de un Estado en franca descomposición, una institucionalidad maltrecha, que con la presencia de un Gobierno sumamente débil nos encamina hacia un tipo de Estado fallido. Priva la falta de credibilidad en los poderes del Estado, como resultado de corrupción e impunidad desvergonzada de quienes nos gobiernan, donde sus principales actores ninguno escapa del cuestionamiento público (autoridades, partidos, órganos del Estado, empresarios, medios de comunicación, etc.).

Frente a este estado de situación, la Esperanza del pueblo en hacer realidad sus sueños, se fortalece. Iniciamos enero, inspirados en la lucha patriótica de los mártires del 9 de Enero, en la movilización de los sectores barriales (Mocona-FB) contra los desalojos y por luz y agua, en la lucha de la clase trabajadora organizados en Suntracs-Conusi, en el batallar de Frenadeso y en la materialización del Frente Amplio por la Democracia como instrumento político de los sectores populares, democráticos y patriotas.

La Esperanza se hace realidad en la medida que el pueblo se organice, construya poder popular a fin de autoconvocar a una Asamblea Constituyente Originaria con plenos poderes capaz de fundar una nueva república. Una Constituyente Originaria, donde los diversos sectores de la sociedad panameña construyan la nueva Constitución que siente los pilares de una sociedad con equidad y justicia social, con pleno respeto de los derechos humanos. Esta es la única salida real para lograr una sociedad verdaderamente justa.

La lucha para hacer nuestros sueños realidad, de un Panamá con justicia y equidad social, no desmaya, se fortalece.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.