Temas Especiales

29 de May de 2022

  • Virgilio Correa

Columnistas

El falso follón sobre Francois Fillon

Entonces, algo está fallando en Francia y eso debe estarle preocupando al pueblo galo

La Francia jacobina, negativa, malsana y despiadada saca nuevamente sus sucias garras para atacar a un honorable ciudadano que representa la otra Francia, que es girondina, positiva, saludable y tolerante con inteligencia sana.

En los últimos días, esos detractores de Francia cotidianamente han preparado un falso follón contra el exprimer ministro Francois Fillon, acusándolo de complicidad en la creación de empleos ficticios, remunerados con dinero provenientes del impuesto de los contribuyentes galos.

Este evento, escandaloso y perjudicial a la buena imagen política e internacional de Francia, bien podría ser cuestionado bajo dos preguntas que a continuación enunciamos:

1-) ¿Cómo pudo ser Francois Fillon candidato a la Presidencia de la República en el periodo 2017-2022, si era un candidato corrupto y violador de la ley nacional francesa? ¿Acaso no lo investigaron, antes de las elecciones primarias, por parte de la autoridades competentes de la República gala? Si la respuesta es negativa, entonces, las instituciones francesas están en completa crisis de obsolescencia y necesitan de un ajuste republicano democrático más moderno. No puede ser solo un periódico el que invalide todo un proceso democrático, que se ajustó a todas las normas legales vigentes en la República.

2-) ¿Cómo le otorgaron legalmente, las instituciones republicanas galas, la investidura oficial de candidato a la Presidencia de la República gala, si este era un candidato viciado? ¡Toda vez que ganó una elección democrática!

Este falso follón contra Francois Fillon deja muy mal parada a la República gala internacionalmente, porque es contrario a la imagen que se tiene de Francia en el extranjero como una las repúblicas institucionales más perfecta del mundo.

Lo más grave de todo es que la insinuación proviene de uno de los periódicos galos que más daño le hace a la buena imagen francesa en Francia. Definitivamente el enemigo de Francia está adentro y no afuera. Vaya rollo en el que los franceses se están metiendo cada día más en su vida.

Aunque se investigue a fondo, lo que permanecerá cuestionado siempre es ¿cómo puede ser reprobado alguien que triunfó en el examen preparatorio y hasta le impidan lograr la mención honorífica en la prueba final, porque apareció una crónica amarilla deshonrando sus méritos, sin presentar pruebas fehacientes válidas?

Entonces, algo está fallando en Francia y eso debe estarle preocupando al pueblo galo.

EMPRESARIO