Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Avatar del Modesto A. Tuñón F.

Modesto A. Tuñón F.

Columnistas

Melodía israelí

Esto ha llevado al país a ser un crisol con las interpretaciones y contribuido a diseminar con excelentes músicos y compositores

La música tradicional de Israel ha sido enriquecida con los aportes de migraciones que históricamente llegaron al territorio de ese país desde diferentes puntos del planeta. Cada una de ellas, llevó un fragmento del alma nacional, pero con influencias específicas que afectaron los registros, el equipamiento, los temas de inspiración y crearon un sonido ecléctico que ahora caracteriza a su territorio.

Esto ha llevado al país a ser un crisol con las interpretaciones y contribuido a diseminar con excelentes músicos y compositores que ahora deambulan por las orquestas del mundo. Los nexos de comunicación con otros confines han permitido entonces que su población no sea cerrada a escuchar manifestaciones de regiones diferentes, a pesar de ser una pequeña nación introvertida en términos geopolíticos.

Es por esa razón que el dúo que forman Maya Belsitzman y Matan Ephrat —violonchelista ella y baterista, él—, haya podido desenvolverse en términos de mezclar su formación clásica con elementos del rock y formular un repertorio que roza el jazz y hace extasiar a la audiencia. Han logrado con su unión, un tipo de propuestas que transforman sus conciertos en una experiencia novedosa e inusual.

Maya estudió desde muy pequeña en el Conservatorio de Tel Aviv y el Instituto de Bellas Artes Talma Yalin. En 2012 se encontró con Matan, percusionista y brindaron audiciones, que incluyeron la voz de ella y crearon un tipo de espectáculo que adquirió una dimensión luego del recorrido de ambos por escenarios internacionales.

Han tenido la capacidad de insertarse en los ritmos de las regiones que visitan y tomar elementos o piezas que ejecutan; además, hacerse acompañar de agrupaciones locales. Logran fortalecer sus registros con tonalidades nuevas, tiempos y enfoques que se dejan oír en sus dos instrumentos y el tranquilo y cálido canto de ella, que entrega el alma de un pueblo con una historia llena de diáspora, lucha y fuga.

Estos artistas brindarán un concierto este jueves 26 en el Ateneo de la Ciudad del Saber, inserto en el programa de su visita a América Latina y gracias al esfuerzo de Óscar Producciones y World Music Panamá para este mes. Es una de las últimas presentaciones del año y constituye una oportunidad de conocer a jóvenes que se preocupan por el dominio de una combinación tan especial de chelo y batería.

Ellos aprovecharán la presencia en varias ciudades de México y ofrecerán esa audición en la capital panameña. Su trabajo creativo es de interés por la frescura juvenil de ambos y su preferencia por la composición clásica y una capacidad para jugar con los sonidos, mezclarlos con faenas propias de la modernidad y alcanzar un ejercicio de ejecución que genera una atmósfera diferente y les hace notables.

En sus giras se vieron atraídos por las costumbres de países del sur de Latinoamérica. Por tanto, grabaron un disco que demuestra su pericia y cómo la influencia de las experiencias, se constituye en materia prima para producir obras. Extraer elementos del rico patrimonio de las tierras que rodean a Israel y adecuar esto al producto de curiosas búsquedas, es un signo de talento que alcanza nuevos niveles.

Estudio intenso de la teoría del arte, la devoción hacia los enseres orquestales, la apertura de mente para alcanzar nuevas posibilidades en otros confines y concretar sus propios títulos en este clima, es un salto gigantesco. Gracias a una mirada curiosa que despierta el interés por incrementar el conocimiento; ellos se han establecido rápido en el ámbito internacional.

El público tendrá la posibilidad de escuchar a Maya y Matan en la etapa de tránsito por estos lugares cuando brindan algo de lo que saben para satisfacer los espíritus curiosos de la música de Israel y sus aportes enriquecedores.

PERIODISTA Y DOCENTE UNIVERSITARIO.