La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Avatar del Lisímaco Jacinto López y López

Lisímaco Jacinto López y López

Columnistas

El discurso de Panky: incomprensión electoral

Pero no siempre hay los recursos económicos para cumplir; por tanto, La DEMANDA puede ser solucionada de otra forma

Recibí, del Dr. Mario Julio Galindo Heurtematte, una cita de su libro Reflexiones y atisbos sobre la democracia panameña en la actualidad, Mario J. Galindo H., páginas 43 y 44, donde me copia un pensamiento de Fernando Savater y que cae ‘como anillo al dedo', sobre la intervención del diputado Gabriel ‘Panky' Soto, ante el Pleno de la Asamblea Nacional, el martes 30 de enero, en el debate donde se negó la ratificación de las magistradas a la Corte Suprema de Justicia.

Cita el Dr. Mario Galindo: El filósofo español Fernando Savater, al referirse a los torneos electorales y a los políticos que en ellos se enfrentan, ha puesto el dedo en la llaga. Cito sus palabras: ‘Sin duda que son los políticos quienes en cualquier lugar del planeta, cargan, con mayor o menor justicia, con el sambenito de ser quienes más promesas hacen y, por el contrario, los más incumplidores.

‘Muchas veces somos demasiado exigentes con las promesas de los políticos. Estos personajes las utilizan para ofrecerse y venderse a los electores.

‘De todas formas, habría que preguntar - ¿les toleraríamos que no nos hicieran esas promesas? ¿Realmente votaríamos a un político que confesara sin pudor sus limitaciones, o que reconociese que las dificultades son grandes y que, a corto plazo, no podría resolver los problemas, o que va a exigir grandes sacrificios a la población? ¿Admitiríamos que un político nos dijera la verdad con crudeza, y nos exigiese que le aceptásemos?

‘Muchas veces nos quejamos de que los políticos mienten, pero de forma inconsciente les pedimos que lo hagan. Nunca los votaríamos si dijesen la verdad tal como es, si no diesen esa impresión de omnisciencia y de omnipotencia que todos sabemos que están muy lejos de poseer. De modo que aquí hay una especie de paradoja: por un lado no queremos ser engañados por los políticos, pero a la vez exigimos que lo hagan'.

Fernando Savater, ‘LOS DIEZ MANDAMIENTOS EN EL SIGLO XXI', págs. 46 y 47.

Mi OPINIÓN: En mis estudios de Ciencia Política, hace ya unos cincuenta años, me dieron a conocer las tesis del canadiense David Easton ‘Esquema para el análisis político', en el que llevó a cabo un amplio esfuerzo por explicar y comprender los fenómenos políticos mediante los conceptos y herramientas para solucionar las demandas políticas y de Gabriel Almond, politólogo estadounidense muy reconocido por su trabajo pionero sobre la política comparada, el desarrollo y la cultura política.

Estos enunciados o tesis, en mi concepto, ya son TEORÍAS políticas, sobre LA SOLUCIÓN DE LA DEMANDA POLÍTICA y los sistemas políticos. Son unos catorce enunciados, si mal no recuerdo y entre ellos está LA PROMESA ELECTORAL.

Claro que todo ciudadano quiere que ANTE SU DEMANDA ELECTORAL, la respuesta sea la concreción de esta. Que la promesa se haga efectiva. Ejemplo: me piden una carretera, cumplo con la carretera.

Pero no siempre hay los recursos económicos para cumplir; por tanto, La DEMANDA puede ser solucionada de otra forma, por ejemplo: DISTRACCIÓN (echadera de cuentos para demorar la solución a la demanda). Hay otras fórmulas: EL ‘FEEDBACK' (autopropuesta) ‘les propongo que me den tiempo a conseguir el dinero para la carretera, pero mientras les puedo hacer el parque infantil'.

Hasta EL ENGAÑO Y LA MENTIRA, sostienen los cientistas políticos citados, son forma de solucionar la demanda; claro está, que estas últimas traerán consecuencias electorales funestas.

Entiendo lo expresado por el Honorable Diputado Gabriel ‘PANKY' Soto en su discurso donde reconoce su frustración por no haberle cumplido a sus electores. La cita del Dr. Mario Julio Galindo Heurtematte, a Fernando Savater, nos da la real explicación.

EL AUTOR ES CIENTISTA POLÍTICO, EX VICECANCILLER DE LA REPÚBLICA DE PANAMÁ, A.I.; EX SECRETARIO GENERAL DE LA CANCILLERÍA.