La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Alexis Sánchez

Columnistas

Promesa de Varela sobre el padre Gallego (I)

‘[...] y Varela le prometió actuar. Así lo dijo públicamente el presidente durante la misa por el eterno descanso del P. Guardia [...]'

Es probable que el presidente Varela ya cumpliera una promesa que hizo al padre Fernando Guardia poco antes de su fallecimiento. Guardia habló largo con el recién estrenado presidente sobre las pistas que existían para saber sobre el padre Gallego; y Varela le prometió actuar. Así lo dijo públicamente el presidente durante la misa por el eterno descanso del padre Guardia, quien falleció poco después de aquella conversación.

Informes me indican que probablemente esa promesa acaba de ser cumplida recién en enero de 2018, pero que el Instituto de Medicina Legal (IMEL) ha decidido mantenerlo oculto. La versión extraoficial de Medicina Legal (según supieron algunos familiares de víctimas de la dictadura) es que sí es cierto que se está intentando una prueba de ADN para identificar a Gallego, pero que aún no se ha hecho. Debo decir, sin embargo, que el año pasado ocurrió algo similar: fuertes rumores decían que IMEL había identificado a Marlene Mendizábal y a Andrés Fistonich, pero ese instituto se rehusaba a hacerlo público y al final, meses después, ambos rumores resultaron ser ciertos.

Presiones de la Iglesia han llevado a que IMEL haga una prueba de ADN por Gallego, ‘pero misteriosamente alguien la impide', porque pasan años y no se da el paso de comprar un insumo necesario para lograr esa prueba. Otro problema es que el mecanismo que Medicina Legal ha elegido para hacer esa prueba entra en abierto desafío contra la Corte Interamericana de Derechos Humanos que condenó a Panamá en el 2008 por el caso de Heliodoro Portugal, y desafía también al laboratorio de ADN del Departamento de Defensa de Estados Unidos (AFDIL), que identificó a Helidoro Portugal.

Recuérdese que en el año 2000, esfuerzos privados lograron que AFDIL identificara a Portugal y el procurador José Antonio Sossa reaccionó ordenando otra contraprueba con el incompetente laboratorio Fairfax para decir que no era Portugal. Ante esto se contrató una tercera opinión, que fue de la doctora Melton, quien dijo que el resultado de AFDIL era impecable, mientras que Fairfax había contaminado. Es decir, sí era Portugal.

Cuando la Corte Interamericana condenó a Panamá dijo que el proceso de identificación conducido por el procurador de entonces había significado ‘una violación a la integridad personal (artículo 5 Convención Americana) de los familiares de Portugal'. Para decirlo en términos más entendibles, la Procuraduría torturó durante años a la familia Portugal en su empecinamiento de intentar demostrar que el identificado no era Helidoro Portugal.

La Corte dijo así: ‘Lo anterior género en los familiares del señor Helidoro Portugal ansiedad, angustia, frustración e impotencia, ya que la única actuación realizada por el Estado en más de 9 años resultó estar encaminada a desmentir los resultados de ADN que realizaron los familiares con fondos particulares para determinar la identidad y paradero del señor Portugal'. Esto lo dijo la Corte en el 2008 y hoy, diez años después, nos encontramos con que nuevamente IMEL insiste en desmentir la identidad de Portugal.

Lo malo no es que haga este desafío, si es que cuenta con el fundamento científico, lo malo es que no lo formalice contra AFDIL para una confrontación pericial, donde participen peritos independientes propuestos por las familias Gallego y Portugal y que lo haga escondido de estos familiares de víctimas, en otro desafío a la Corte Interamericana que también en su condena al Estado panameño exigió que siguiera la investigación por el caso Portugal asegurando ‘que los familiares del señor Portugal tengan pleno acceso y capacidad de actuar en todas las etapas e instancias de dichas investigaciones y procesos, de acuerdo con la ley interna y las normas de la Convención Americana'.

Ahora, en marzo, la Corte Interamericana dará otro informe sobre cumplimiento de la sentencia por el Caso Portugal y gracias a lo descrito arriba (y otros hechos que diré en la segunda parte de este artículo) Panamá quedará nuevamente muy mal ante el sistema Interamericano, pero el presidente Varela aún está a tiempo de evitar eso y sugeriré como.

Hace más de tres años la Iglesia pidió a la procuradora que se permitiera la participación de peritos independientes en la revisión de lo que se hizo en Motor Pool desde 1999, pues había la convicción de que entre esos restos sí estuvo siempre el padre Héctor Gallego.

EXINVESTIGADOR DE LA COMISIÓN DE LA VERDAD.