La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Avatar del Ricardo Arturo Ríos Torres

Ricardo Arturo Ríos Torres

Columnistas

La Generación del 58

Los dirigentes secundarios y universitarios, entre 1956 y 1957, reorganizan las asociaciones federadas del país.

Los dirigentes secundarios y universitarios, entre 1956 y 1957, reorganizan las asociaciones federadas del país. Floyd Britton, Eduardo Santos Blanco, Polidoro Pinzón, Virginia Ramírez, Carlos Núñez, Ricardo Quiroz, Narciso Cubas, Luis Aguilar, Carlos Jiménez, Odilio González, Adán Castillo Galástica, Blas Bloise, Andrés Cantillo, Humberto Brugiatti, Ricardo Ríos, Nicolas Danello y muchos otros convocan para el 12 de diciembre de 1957 el IIº Congreso Extraordinario de la Federación de Estudiantes de Panamá.

El Instituto Nacional es la sede del trascendental acontecimiento histórico.

La Generación del 58 con honestidad e idealismo impacta la conciencia nacional, de la militancia combativa surge una generación con liderazgo colectivo, con mística revolucionaria y una acción patriótica que lucha hasta el sacrificio, al ofrendar la vida por ejercer nuestros derechos jurisdiccionales en todo el territorio nacional.

Floyd Britton preside el encuentro de la patria estudiantil panameña. Las metas y propósitos unifican a la juventud en torno a la SOBERANÍA como la palabra de orden. Ante el caos educativo se plantea la democratización de la enseñanza con efectivo acceso e igualdad de oportunidades para los panameños del campo, áreas indígenas y centros urbanos. Además, ante el bipartidismo político, reclamamos la igualdad social y electoral con una real apertura para la inscripción de otras alternativas. También se denuncia la corrupción institucional y el adecentamiento de la acción gubernamental.

Nunca antes en la historia republicana un movimiento estudiantil convoca a nivel nacional a decenas de dirigentes contestatarios.

La Generación del 58 nunca se doblegó ante las persecuciones, detenciones y asesinatos de una elite gubernamental sorda, ciega y muda a los reclamos populares. A sesenta años (1958-2018) de las gestas patrióticas y heroicas de una juventud insobornable, expreso mi cálido homenaje a sus mártires. A los que sembraron soberanía el 2 de mayo de 1958, el 3 de Noviembre de 1959 y el 9 Enero de 1964, así como a los asesinados en abril de 1959 con El levantamiento de cerro Tute.

La Generación del 58 cumplió con dignidad y valor los mandatos del IIº Congreso Extraordinario de la Federación de Estudiantes de Panamá.

La Generación del 58 son los hijos de Don Quijote en su lucha caballeresca de luchar contra los molinos de viento (justicia, pan, trabajo y decencia pública). Encarnó la justa aspiración por lograr un cambio social, cada estudiante fue un líder, nunca claudicaron en sus ideales.

La Generación del 58 se adelantó a las posturas vanguardistas de la Generación del 68 que estremeció a Europa con sus protestas revolucionarias.

La Generación del 58 fue la voz ética y digna de los panameños por hacer de Panamá un país sin privilegios, una juventud con clara conciencia nacionalista, la cual rechazó los halagos del poder político y económico de la plutocracia panameña.

El Instituto Nacional fue mi escuela de civismo, fui dirigente de la Asociación Federada. La Generación del 58 me dio la oportunidad de militar con la juventud de una izquierda honesta, idealista, romántica y consciente de su compromiso de hacer una Patria Nueva. La militancia, nunca la ideología, determinaba el liderazgo estudiantil. Las diferencias ideológicas y políticas se superaban con el principio de unidad en la acción, como guía de la praxis revolucionaria. Fui electo como parte del Consejo Ejecutivo Federal de la Federación de Estudiantes de Panamá (FEP) en 1957 y elegido como presidente de la Unión de Estudiantes Universitarios UEU) en 1959.

Las presiones del imperio de Wall Street, de la Guardia Nacional y de la plutocracia fortalecen nuestro compromiso de nunca ceder. La expulsión de los dirigentes de las asociaciones federadas, dialécticamente hace de cada estudiante un dirigente.

La Generación del 58, con la épica de la Soberanía, siembra en el corazón de los panameños el fervor patriótico, cada uno es una bandera de decoro y dignidad. El compromiso de eliminar el enclave colonial, la perpetuidad y los zonians es nacional. El devenir republicano nunca antes había sido impactado con una Generación combativa, heroica y mártir como la del 58. Hoy, comemos soberanía, el Canal es nuestro.

La Generación del 58 honró el pensamiento de José Dolores Moscote al expresar: las ideas hay que servirlas con palabras, pero también con abnegación y sacrificio.

La historia oficial, deliberadamente, oculta y silencia los trágicos sucesos del 19 al 22 de mayo, por ello he redactado el ensayo La patria estudiantil panameña , incluido en mi libros Memoria de mis memorias y en La épica de la Soberanía .

Polidoro Pinzón es asesinado el 11 de julio de 1960 por la Guardia Nacional, así lo son también Floyd Britton y Narciso Cubas durante la dictadura militar.

Víctor Manuel Iglesias, Ezequiel González Meneses, Estanislao Orobio, mártires del 9 de Enero, militaron con hidalguía en la Generación del 58.

Recomiendo la novela Los hijos de la rebeldía de Carlos Cuestas que le hace honor a los caídos en cerro Tute.

Nota. Memoria de mis memorias , La épica de la Soberanía y Los hijos de la rebeldía puede adquirirlos en Riba Smith.

HISTORIADOR, ESCRITOR Y DOCENTE.