Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Zulay Rodríguez Lu

Columnistas

En busca de nuestra seguridad alimentaria

‘El modelo mono exportador de servicios de Panamá ya no da más. Ha llegado la crisis y la tenemos que enfrentar'

Paulino Vásquez, vicepresidente de la Asociación Nacional de Ganaderos, capítulo de Los Santos, convocó el jueves 21 de junio a todos los productores a una gran marcha en Divisa.

Los productores agropecuarios de todo el país se reunieron en una gran marcha para exigir un alto a las importaciones y una enérgica seguridad alimentaria. En la jornada participaron productores de arroz, maíz, ganado, avicultores y todo el sector agropecuario, ya que indican que hay un descontento con las autoridades por el abandono al sector agropecuario del país.

¿Dónde está la génesis de estos problemas? Desde hace muchos años economistas de muchas latitudes manifiestan toda una serie de argumentos contra el proceso de sustitución de importaciones que se dio en América Latina y contra las barreras proteccionistas derivados de este modelo y destacan las supuestas virtudes de la economía abierta. Estos economistas ya no hablaban de ventajas comparativas sino de ventajas competitivas que en nuestra opinión es un fenómeno muy relativo porque los hechos han demostrado que tienen carácter temporal.

Notamos que siempre soslayan la historia económica que nos enseña claramente que el desarrollo económico de un país, de un grupo de países o de una región depende de una serie de condiciones históricamente determinadas.

En el caso de Panamá esto se manifestó sobre todo en la década de 1960 con una tasa de crecimiento promedio del 8%. En Panamá este modelo jamás alcanzó su techo y fue interrumpido por las orientaciones promovidas por la Secretaría de Planificación de la Presidencia de la República, jefaturas que entonces, por el ex presidente de la República Nicolás Ardito Barletta, hace énfasis en el sector terciario y que dio pasó a la plataforma de servicios internacionales que caracteriza a nuestra economía.

Panamá se ha convertido después de 40 años en una economía mono exportadora de servicios, sector que genera el 80% del PIB. Pero no solo eso. Este modelo ha profundizado el desequilibrio regional cuando el 80% del PIB se genera precisamente en la zona de tránsito entre las ciudades de Panamá, Colón y el área canalera.

Esta estructura económica ha convertido a gran parte de las provincias centrales, Bocas del Toro, Darién y las comarcas indígenas en grandes espacios vacíos con todas sus consecuencias negativas. A pesar de lo anterior los promotores de este modelo regionalmente desequilibrado insisten en que debe continuar sin ninguna modificación.

El resultado en nuestros días: Vásquez dijo que el pasado 20 de abril el presidente Juan Carlos Varela les prometió estabilidad en el precio y la comercialización de los productos lácteos, una orden que le fue dada al ministro del Mida, y a la fecha no se les ha cumplido. ‘Tenemos recortes en las empresa, baja de precios y esto, el productor ya no lo puede seguir soportando, además de que el control de precio ha acabado con los productores'.

Indicó también que el Gobierno sigue haciendo tratados a espalda de los productores, en lo que no están de acuerdo. Como el caso de Costa Rica, que nos está inundando de leche; Nicaragua, de carne, y las autoridades no hacen nada.

‘De Costa Rica nos ha llegado una nota, donde nos indican que si no producimos leche con grado C no nos compran los productos. Sin embargo, nosotros sí tenemos que consumir los productos de vacas inyectadas contra la brucelosis, cosa que es prohibido en este país, no hay igualdad zoo-sanitaria', acotó Vásquez.

La historia económica demuestra claramente que todas las fuentes de crecimiento que en un momento histórico dinamizan una economía maduran, alcanzan su techo y se genera una crisis que puede ser de grandes proporciones. El modelo mono exportador de servicios de Panamá ya no da más. Ha llegado la crisis y la tenemos que enfrentar.

LA AUTORA ES DIPUTADA