La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

5 de mayo: chequera contra dignidad

Esta es la conducta histórica de la partidocracia, que carente de propuestas y de interés en resolver los problemas de la población

Oficialmente arrancó la campaña electoral, el Lunes de Carnaval, aunque para la partidocracia arranco años atrás, en el marco del uso indebido de los recursos públicos; como ejemplo las llamadas planillas de la Asamblea Nacional (080, 02, entre otras), y en el caso del Ejecutivo, la planilla 172 (cuyo origen data de 1994 / Administración de Pérez Balladares). Planillas dirigidas a sustentar el clientelismo político, lo cual constituye otro caso de corrupción, otro atraco a los fondos públicos que sustentamos los trabajadores con nuestros impuestos, Son recursos del pueblo utilizados como mecanismos de financiamiento para el clientelismo político, todo un engranaje de corrupción.

La campaña electoral, también evidencia la inequidad. Cien millones de dólares puestos para financiar el torneo electoral, que en un 96 % son puestos en manos de la partidocracia: PRD - Molirena 16.3 millones, Panameñista - Popular 12.4 millones, CD - Alianza 11.7 millones. Los tres candidatos independientes aproximadamente 150 mil balboas cada uno, reciben los recursos en efectivo y pueden contratar publicidad con fondos privados. El FAD 1.5 millones para más de 300 candidatos, nada en efectivo, pues el Tribunal Electoral paga directamente a los proveedores y no puede contratar publicidad con fondos privados.

Enfrentaremos esta inequidad con el trabajo puerta a puerta en las comunidades, en el planteamiento claro y propositivo en los debates, en la conversa diaria con mujeres y hombres que claman por una sociedad con justicia y equidad, sin corrupción ni impunidad. El 5 de mayo en el torneo electoral se presentan dos propuestas: la de chequeras (partidocracia - seudoindependientes) y la de la dignidad (pueblo humilde y trabajador: FAD).

Al poder económico, los 115 ultramillonarios, los evasores de impuestos, le molesta la dignidad asumida por los compañeros y compañeras del movimiento social panameño, que han asumido el compromiso por adecentar el país bajo la bandera del FAD. No soportan que un obrero humilde de Colón y una institutora y luchadora social sean la fórmula presidencial del FAD. No soportan que la gente pobre tenga la posibilidad de ser candidatos. Ante ello, lanzan su campaña de odio y miedo.

Esta es la conducta histórica de la partidocracia, que carente de propuestas y de interés en resolver los problemas de la población, sigue presumiendo cifras millonarias que se destinaron en sus primarias, y se acrecientan en el proceso electoral. La falta de programas concretos, como siempre, serán sustituidos por marketing publicitarios y discursos circenses, que evidencian una vez más la demagogia que los caracteriza.

La propuesta electoral del Frente Amplio por la Democracia (FAD), proviene de los más diversos sectores del movimiento social, hombres y mujeres caracterizados por su lucha en defensa de los intereses de las grandes mayorías hoy excluidos; de trabajadores y profesionales de reconocida trayectoria por su lucha en defensa de los derechos humanos; de campesinos e indígenas protectores de la tierra y del ambiente; de jóvenes entusiastas y con la esperanza de un Panamá para todos. Gente de manos limpias, que han combatido permanentemente la corrupción e impunidad del poder económico y sus partidos tradicionales. Acudamos a votar, pero nunca más por los mismos.

Apoyemos la propuesta del FAD: Constituyente Originaria contra la corrupción y la impunidad. Adecentar para construir verdadera democracia, respeto a los derechos humanos, equidad y justicia social. Priorización en la atención de las necesidades insatisfecha de la población (alimentos sanos y baratos, acceso agua potable, empleo digno y salario justo, salud y educación pública, seguridad social, vivienda, ambiente sano). Recuperación e impulso de los sectores productivos (agro e industria) que garanticen soberanía y seguridad alimentaria. La base del quehacer social ‘La Vida Digna'.

En Panamá existen suficientes recursos y riquezas que permiten garantizar una vida digna para todos; es necesario luchar contra esta perversa distribución de la riqueza que nos impone el poder económico y político, que nos coloca en el sexto lugar con peor distribución de la riqueza a nivel mundial. Otro Panamá es Posible, el de la justicia y equidad social.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI - FRENADESO.