Temas Especiales

14 de Apr de 2021

Aquilino Ortega Luna

Columnistas

Endecha por un loco

El Loco ha enfrentado mil batallas legales y la mayoría las ha perdido, porque estas audiencias no son libradas en estricto derecho

Todo indica, por los vientos que soplan, que la consigna es condenar a Ricardo Martinelli e inhabilitarlo para correr en las lecciones generales del 5 de mayo próximo.

El Loco ha enfrentado mil batallas legales y la mayoría las ha perdido, porque estas audiencias no son libradas en estricto derecho, sino en base a intereses netamente políticos.

Un Martinelli fuera de la contienda debilitaría las aspiraciones del candidato presidencial del CD, Rómulo Roux y por ende la fuerza política de este colectivo.

La Comuna Capitalina es un bastión político y económico para cualquier partido político.

Demasiadas argucias se mueven tras las aspiraciones de ser alcalde de Martinelli.

Martinelli sin ser condenado, enfrente un futuro político incierto.

Podría pagar por sus pecados, los tuyos, los míos y los nuestros.

Lo ideal y justo sería dejar correr a ‘El Loco' y que sea el pueblo panameño, en las urnas, quien determine si el líder sentimental de Cambio Democrático puede dirigir el Municipio Capital.

Para los entendidos en materia política, las posibilidades de triunfo de Martinelli son elevadas.

Pero nada está dicho ni escrito todavía, Fábrega podría ganar y Beby Valderrama podría sorprender.

Lo cierto es que el Tribunal Electoral tiene una papa caliente en las manos y un cuchillo entre los dientes.

Dios quiera que todo se maneje en estricto derecho, y que las presiones legales y políticas ni los famosos maletinazos afloren en el interés de condenar y descalificar al expresidente del país y dirigente de la locura hoy confinado en ‘El Renacer'.

Ojalá que en el caso Martinelli en materia electoral reine la cordura y los jueces, sean imparciales y no ‘juez y parte', del proceso siguiendo instrucciones de los poderes políticos y económicos que controlan el país.

Espero que si bien, aunque la contienda sea intensa, el enfrentamiento en las urnas se libre con honor y transparencia, que sea ‘man to man', sin triquiñuelas electorales, manipulaciones o acuerdos a trastienda.

Lo que queremos los panameños amantes de la ley y el derecho es que se respeten los derechos humanos y la presunción de inocencia de Martinelli, para beneficio de la democracia panameña.

¡Dios salve al rey!

PERIODISTA